Archivo

Archive for the ‘EEUU y Cuba’ Category

De Anexionistas,Separatistas y Autonomistas: Las Calendas de un Drama Nacional a más de un Siglo de su Conflicto.

8 abril, 2021 54 comentarios

Por Lord Jim

Richard Krivo on Twitter: "April 24, 1898 - Spanish-American War: #Spain  declares war after rejecting US ultimatum to withdraw from #Cuba #History  #SpanishAmericanWar #HavanaHarbor #BattleshipMaine #RememberTheMaine…  https://t.co/W4OnGNvABH"

Llevo días pensando cómo escribir sobre ese tema sin que lo resultante fuese una especie de breve lección de historia comprimida en un post a la manera de un artículo de CiberCuba o peor aún, de los venenos izquierdosos de los chicos “Open Society”: El Toque, El Estornudo, Periodismo de Barrio, 14 y Medio…, y no digo más porque si sigo la mala fortuna me va a visitar. He creado una especie de superstición a la manera de Sony, el mafioso de la peli A Bonx’s Tale, donde evito pronunciar nombres y menos leer artículos de los que, de tanta aura socialista, terminan creando un tipo de energía negativa en mi organismo que atrae las vivencias del castrismo. 

Pero en fin, esos, que cobran en dólares dentro de Cuba con la inexplicable y secreta anuencia de los parásitos del PCC, ellos, tan solícitos siempre a la hora de relatar la historia Cubana dentro de la perspectiva de género, tampoco se miden en traer a sus graduados en la Universidad de la Habana y a los estudiosos de Martí. Oh, sí, Martí, el independentista de la guerra necesaria, el “Republicano Fraternal” que no era socialista ni jamás lo fue, pese a que, hasta por decir de él, esos que les permiten operar con los verdes dentro de la isla le atribuyen la autoría intelectual del asalto a un cuartel de oriente y lo mencionan en cada panfleto propagandístico del estalinismo castrista, siempre al lado de Marx, siempre al lado de Fidel, siempre al lado de cualquiera que le convenga explotar su simbolismo nacionalista. 

Antes me daba asco todo eso. Ya lo superé.

Pero volviendo al principio, estoy en una especie de fase irónica que resulta agriamente divertida cada vez que oigo a un satélite del castrismo hablar de anexión. Es para descojonarse de risa, teniendo en cuenta que los aseres emigrados y las mamichulis fanáticas a la silicona, al reguetón y al despelote repartero, criados entre la chivateria cederista, de pingas volando de boca en boca, – cual “alquimia del verbo” -, o esos que se comen la muela de Otaola y Eliécer, mientras disfrutan su american life a lo castrista, negando bajo perjurio llevar el tejido genético de Fidel, y locos por volver envueltos en pacotilla a sus orígenes de delación soterrada, trapos sucios entre antiguos “compañeros” de trabajo y especuladera para la descaradita que nunca los miró; esos, en su inmensa mayoría, no tienen ni puta idea de quién fue Martí. Pero es que tampoco saben quién fue Marx, ni los anexionistas mambises, 

que no sólo existieron sino que fueron tantos  cómo los separatistas dentro del Ejército Libertador. Y menos saben de autonomistas y reformas Españolas para no perder la isla un fin de siglo en el que fue Martí quien dejó un escenario, tras su muerte, lleno de contradicciones dentro del partido que fundó en Nueva York: jefes militares en campaña contraria a las estrategias y propósitos de su manifiesto de Montecristi, mientras otra mayoría de isleños apoyaba a un gobierno autonómico que duró lo que un merengue en la puerta de un colegio. 

Pero hablo aún más claro porque las perspectivas historicistas me provocan urticaria cuando hay que escribir para que la plebe entienda y no se pierda en retórica nacionalista. Si hablamos de Democracia, ¿quién duda que la mayoría del pueblo Cubano, de ambos lados del mar, a estas alturas, votaría a favor de una anexión, en en el hipotético e imposible caso de venir ésta a modo de propuesta en referéndum?

Pero no me digan que no, alegando que hay nacionalistas y patriotas de “patria y vida” anhelando una república independiente, que me parto el culo de risa con comida y castrismo mutado y apaciguado en sus prácticas estalinistas ideológicas, mezcladas con corporativismo de barracón. Tampoco me den teques patrioteros, que hablar de patriotismo en la postmodernidad es como invocar el nirvana en la Habana detrás de 300 personas en una  cola de las papas. 

Por desgracia y, para la política norteamericana, desde hace bastantes años, la posibilidad real de una anexión quedó sentenciada y congelada por el entonces aspirante a presidente John Quincy Adams en 1823:

“La anexión de Cuba a nuestra República Federal será indispensable para el mantenimiento y la integridad de la Unión”

La verdad no sé por qué no lo escucharon más atentamente y por qué, luego de tantas ofertas de compra, cuando ya tenían a España expulsada de sus reductos imperiales en las Américas, no se acordaron del hijo de uno de los padres fundadores. Debieron anexar a Cuba. Pero esto me traerá detractores.  

Y ya sé, estoy siendo relativista y poco profundo, antisistema y coloquial. Lo que pasa es que no me hallo haciendo la historia del de la buena pipa

en un post, ni este pretende ser un recurso de enseñanza literaria para ignorantes. Para leer eso que llaman literatura es necesario conocer otras ramas del saber, porque la literatura exige conocimiento, no los proporciona; y si los proporciona, siempre será fagocitando una ficción equivoca que jamás responderá ante el factum de la ciencia, y mucho menos al de una verdad ajena a la subjetividad del autor. Por eso los saberes que exigen las novelas ( sobre todo las buenas ) muchas veces no se reducen al mero saber leer o escribir. Y para entender mi estado mental, en el que lamento la poca fortuna de Martí, o la poca duración de su vida, o su genio político apagado tempranamente en la guerra, solo hay que estar vivo un siglo y 26 años después de su muerte y ver en lo que ha devenido la “independencia de Cuba”, que ni es independiente, ni republicana, ni nada de lo que él pensó o soñó. Cuba es solo una finca negrera administrada por una élite esclavista de la más pura estirpe de hijos de puta, que han utilizado el sistema comunista y la ideología marxista para imponer un verdadero infierno social y económico que ya dura 62 años, sobrepasando al periodo republicano, si es que aquellos 57 años de democracia representativa y dos constituciones pudiesen darnos una pista, en giro radical, de lo que se creyó un estado de derecho en construcción. 

Y  lo que casi nadie cuenta en la retórica oficial del régimen, e incluso en la no oficial, fue que muchos de los Cubanos independentistas de la primera guerra, que no estuvieron de acuerdo con las reformas pactadas en el Zanjón, se exiliaron en los Estados Unidos, se integraron en la sociedad norteamericana, pero no perdieron sus deseos de intervenir en Cuba: eran Anexionistas, para seguir siendo cubanos sin dejar de ser americanos. En otras palabras: la génesis de los hoy llamados Cubanoamericanos. Y parece que no eran un grupo sin voz ni voto porque en la legislatura de 1894 apoyaron al senador Wilkinson Call por el Estado de la Florida, para que éste insistiera en Washington con el tema de la compra de Cuba,como lo demuestra José Ignacio Rodríguez en su “Estudio sobre el origen, desenvolvimiento y manifestaciones prácticas de la idea de anexión de la Isla de Cuba a los Estados Unidos de América”

Supongo que nunca sabré si realmente el apóstol hubiera podido controlar elementos tan dispares dentro del Partido Revolucionario Cubano como a Gómez y Maceo con su militarismo, ya que luego de su muerte, en mayo del 95, impusieron una campaña de sangre y fuego, contraria la guerra civilizada promulgada por él en el manifiesto de Montecristi; o a Estrada Palma, quien después de su caída en combate y a cargo de la dirección del partido comenzó a promulgar la intervención norteamericana en términos muy peligrosos para la independencia absoluta, que era parte de los basamentos separatistas del postulado partidista. Y lo único cierto en todo esto es que a pesar del indiscutible carisma y dotes organizativas de Martí, pasado el fracaso de “La Fernandina”, una notable cantidad de Cubanos vieron sin un futuro plausible la independencia de la isla en los términos que él la contempló. Y cualquiera con el solo hecho de leer detenidamente los registros históricos sabrá que cuando envió la orden de alzamiento a Juan Gualberto apenas había fondos recaudados para dos expediciones: la de Maceo en Costa Rica y la de Gómez en Haití. Tres años después de iniciado el conflicto y, a pesar de las numerosas aportaciones de los Cubanoamericanos y Cubanos al Partido, más  el impuesto revolucionario que pagaban hacendados y dueños de ingenios con tal de no ver sus propiedades arrasadas por los insurrectos, la situación era una especie de punto muerto que probablemente hubiese terminado en una réplica de la paz del Zanjón

No es un secreto para los más avisados que luego de 10 años de una guerra cruenta y desigual, las reformas que prometió el gobierno Español en el pacto de 1878 a los mambises, de tratar a Cuba como una provincia, no sólo en teoría,- como ya venía siendo por ley -, y considerar a los Criollos en igualdad de derechos como Españoles, no fue cumplida a cabalidad. En vez de esto se vició el ambiente político de la nación con una serie de legislaciones que favorecían a los peninsulares y enrarecieron el ambiente.Teóricamente Cuba era una provincia de España, pero los mercados de la península no fueron abiertos a los productos cubanos, y no se concedió la autonomía a la primera, quizá por miedo del “gobierno de la restauración” a sentar un precedente peligroso entre Gallegos, Vascos y Catalanes, y por no atentar contra los intereses del ejercito centralista.

Pero tampoco todo se quedó en agua de borrajas. Además de la representación parlamentaria cubana lograda en Madrid a partir de 1878 se implementó la Constitución Española de 1876 y la libertad de expresión en 1880. Se abolió completamente la esclavitud en 1886; y entre 1880 y 1898 se desmanteló el entramado de leyes que limitaban los derechos civiles de Africanos y AfroCubanos, pasando estos a ser ciudadanos Españoles con plenos derechos. 

En noviembre de 1897 la reina María Cristina de Habsburgo concedió la autonomía a Cuba y Puerto Rico. En esta se proveía un parlamento insular compuesto de una Cámara de Representantes y un Consejo de Administración con facultades para legislar sobre asuntos insulares, en unión de un Gobernador General nombrado desde la metrópoli, y estableció el sufragio universal masculino. 

La prueba más palpable de cuán lejos habían llegado las políticas descentralizantes hacia la isla se encuentra en la Habana, enero de 1898, en que según el diputado autonomista Don Rafael María de Labra las instigaciones del cónsul norteamericano, Fitzhuge Lee, en la Capital, provocaron la ruptura de negociaciones del gobierno autonómico con un banco Francés para la renegociación de la deuda de Cuba. 

En Cuba nace el Partido Liberal Autonomista (1878) compuesto por reformistas y separatistas que habían abandonado la causa, entre los que se encontraba una élite de  hacendados, financieros, profesionales y académicos. Frente a esto estaba El Partido de Unión Constitucional, conformado por comerciantes, empleados públicos y autoridades de todo tipo. Este era el Partido Español, el que casi siempre ganaba las elecciones debido a la manipulación de las leyes electorales a su favor, beneficiando a comerciantes y empleados públicos que nutrían sus filas. Pero para el 1894 el Partido Autonomista se había convertido en un partido de masas, luego de la crisis interna que había dividido al Partido Constitucional (un año antes), y una parte de su gremio pasó a las filas del Autonomismo; lo que dejaba a este último en una posición de equilibrio dentro del escenario político de aquellos tiempos. Los autonomistas eran nacionalistas dentro de la identidad Española. Entre ellos no faltaron los que anhelaban la independencia de Cuba, pero no querían una guerra que provocase la intervención norteamericana y generase el caudillismo y la militarización de la sociedad. Eran civilistas que veían un mejor camino para la isla dentro de las reformas autonómicas y la posible evolución de un estatus político sobre el estado de derecho. Poco se habla de ellos pero no eran solo simples monárquicos. 

No tendría sentido tratar de exponer brevemente el escenario interno de la isla dentro del contexto histórico sin reparar en la otra organización que llevaría la segunda guerra a Cuba y precipitaría el desenlace final de lo que fue la pérdida de Cuba para España: El Partido Revolucionario Cubano. 

De su fundador, José Julián Martí, se ha dicho de todo. Aun así pretendo tener algunas consideraciones a la luz de los tiempos que corren. 

Creo que no sería justo decir que los autonomistas le hicieron el juego a España, ya que sólo aprovecharon su debilidad frente a los Estados Unidos y la tensa situación política para ganar el estatus que desde 20 años atrás pedían. Y es muy probable que, de no ser por la cooperación de los independentistas con los Estados Unidos, las reformas implementadas por el gobierno Español hubiesen dado resultado; de hecho hay indicios que la famosa carta a Manuel Mercado en la manigua, horas antes de caer en combate Martí, relatando el peligro que corría su vida en aras de impedir que los States se extendieran por las antillas, estaba relacionada con una acusación de los anexionistas a los autonomistas dentro de la isla, que denunciaron al Apóstol de organizar un alzamiento en lo que consideraban “una aventura descabellada proferida desde el extranjero por conspiradores que han vivido muchos años fuera de Cuba”,recogido en la Junta Central del Partido Liberal Autonomista en su exposición “Al Pueblo de Cuba” dentro del libro “El Problema Colonial Contemporáneo”

Pero se sabe que Manuel Mercado fue ministro y amigo del dictador Porfirio Díaz, y éste recelaba de la política expansionista norteamericana, por lo que no es una locura suponer que la misiva de Martí a su amigo iba más en el orden de endulzar los oídos al dictador para recabar ayuda monetaria a la causa. Y es que, si hurgamos con detenimiento en el epistolario Martiano, nos encontramos perlas como ésta, dirigida al señor Gerardo Castellano en 1892: “no procuramos por pelear innecesariamente contra el anexionismo imposible captarnos la antipatía del norte; sino que tenemos la firme decisión de merecer y solicitar y obtener su simpatía, sin la cual la independencia sería muy difícil de lograr y muy difícil de mantener”

Perdón pero esto era pura utopía. 

Aun con esos truenos hay otra carta dirigida al New York Herald el 2 de mayo de 1895 en la que deja claro el deseo de ayuda norteamericana: “Cuba quiere ser libre, para que el hombre realice en ella su fin pleno, para que trabaje en ella el mundo y para vender su riqueza escondida en los mercados naturales de América, donde el interés de su amo Español le impide comprar… Los Estados Unidos preferirían contribuir a la solidez de la libertad de Cuba con la amistad sincera a un pueblo independiente que los ama y les abrirá sus licencias todas, a ser cómplices de una oligarquía pretenciosa y nula” 

Pero ¿cuál era la política norteamericana hacia la isla a finales de siglo?

Se suele decir erróneamente que la doctrina Monroe fue obra de ese presidente, pero en realidad fue originaria de John Quincy Adams, solo que el primero que la expuso al debate político fue Monroe durante el sexto discurso del Estado de la Unión en el congreso, el 2 de Diciembre de 1823. 

“América para los americanos” ,una máxima que nos retrotrae a las políticas de Donald Trump, fue la piedra angular de los designios de un fin de siglo en una potencia naciente. 

Paradójicamente a esto otro presidente norteamericano,Theodore Roosevelt, enemigo encarnizado de la plutocracia que había llevado a McKinley a la casa blanca, fue el que encabezó la invasión a Cuba antes de llegar a la presidencia y aplicó, luego en el poder, la diplomacia del “garrote”, al tiempo que advertía sobre el “Estado Profundo” en gestación:

“Esos banqueros internacionales controlan la mayoría de los diarios para arrodillar en sumisión o quitar de la oficina pública a oficiales que se niegan a colaborar con esos poderosos grupos corruptos que componen al gobierno invisible”.

Las razones por las que Cuba no fue anexada, a fin de cuentas, se pueden encontrar dentro de las mismas causas por las que a día de hoy Cuba es una tierra miserable gobernada por una élite pequeña de mafiosos negreros con disfraz marxista: la influencia financiera de un poder imperial naciente por aquel entonces y continuada en un estado profundo que ha permitido y, de cierta manera mantenido a los castro en el poder por más de 60 años. Cuba fue concebida por los padres fundadores como un estado anexable y necesario desde la concepción de la “fruta madura” de Jefferson, pero de aquellos vientos, el devenir histórico de la República Americana se tornó en un complejo entramado dinámico de intereses que arrojaron las tempestades que hoy sufren tanto los rehenes de los castro en el interior de la isla como una diáspora cautiva también de esos esclavistas, en buena medida, por los lazos de sangre con sus seres queridos, y la paulatina penetración marxista dentro de los states a la que el régimen comunista de Cuba ha contribuido y apoyado desde la década del sesenta, donde las corrientes de pensamiento de la escuela de Frankfurt vienen pudriendo la sociedad americana hasta el día de hoy. 

Anatomía de una Disidencia de Performance.

8 febrero, 2021 129 comentarios

Por Lord Jim

Dentro de la fauna bufa que es la disidencia artística del “guaguancuir” y ecobios raperos cuasi-progres, omni poetas del performance marginal de sabor a barrio mugroso en edificios prefabricados modelo cajón de bacalao, curadores de arte, (todavía queda por descubrir qué arte, dentro de la curaduría ahogada en “realismo socialista”, estudiaron ellos), periodistas independientes, pero de reportes tan frugales, que aun me figuro qué olor tiene la independencia cuando ésta emana de un preso de castro indigente dentro de las mazmorras del régimen, olvidado y, en la inmensa mayoría de las ocasiones, imperceptible a los ojos de ese periodismo de hashtag y notas de bullying gubernamental sobre ellos; sin faltar al deprimente show de consolador usado, cual micrófono en espontáneo karaoke, por objetores de conciencia en huelga de hambre proletaria y tribal, que nada tiene que ver con la real. Allí hay hasta corajudos que precisan a ministros de una tiranía.
Sí, porque eso de dar ultimatos de dimisión a un ministro o, mejor dicho, lanzar un farol a un chivato, penco, hecho ministro, en un ministerio que de cultura tiene lo que de polvo lunar el pan rallado, lleva todo un post como elegía a la idiotez.

Y he aquí a este jovenazo, que lo mismo desanda las calles Habaneras con una bandera como “segunda piel”,que posa para una foto, cubierto por el símbolo patrio, en posición de pensador tropical del momentum cuántico en la expulsión de una obra maestra dentro del inodoro.
Decía Joseph Beuys que todo hombre es un artista en potencia, pero este “Adonis” mulato, hijo putativo de algún heraldo de la socialdemocracia tercermundista, y con el castrismo de solar en su tejido genómico, necesita mutar; y para eso le viene bien lo mismo un vídeo semi porno, íntimo, filtrado por sus progenitores ideológicos genéticos, (dice él), que un acto trans de bailarina de tropicana, o una danza exótica de puticlub en la esquina del Yara, sin olvidar ladrar intimidando como un repartero, (onda Chocolate Mc) a otros en audios de Whatsapp. Y la perla: predicar a los cuatro vientos que la “dictadura se acabó” mientras Dios sabe en qué patrulla de turno anda o en qué oficina del G2 yace su potencial artístico de neonada despilfarrado en la figura de líder de tugurio.

Es difícil imaginar el aquelarre distópico que la izquierda, apadrinada por el “castrista bueno” de Rafael Rojas, ha elegido para plantar cara al castrismo rancio como chispa del reclamo artístico de un diálogo con el esbirro de su hermano. Pero como el que escribe este post es un conspiranoico de cuna, se admiten las discrepancias sub normales.

Pero más difícil aún es creerse, a pies juntillas, que va a existir un diálogo. ¿En serio? ¿Acaso el molde de eso que llaman Cubanía ha degenerado tanto que se identifica, detrás de una campaña mediática, con un acto circense de celebridades dialogantes (todas castristas), con un fetiche conceptual de disidencia blanda, diarios digitales chupadores de Grants y beneficiarios directos de la comparsa de género y la Open Society?
Si hay un error, debo ser yo el degenerado.

Pero, ¿y el castrismo?, el original, el dinosaurio, el cronos devorador, el mayoral, el que también le saca dinero a la Open Society a través de los fondos de la marquesa Mariela, (todos saben a qué se dedica la niña), la esclavista de la internacional marxista de clientela grupal, que de marxista le queda solo el hambre a la que somete a Cuba con su casta militar y partidista de enguayaberaos barrigones.
¿Qué hace ese castrismo?
Pues nada, lo que siempre hacen los que tienen el poder absoluto: jugar con las circunstancias y reprimir mintiendo, y al que no le guste que se la mame.

Lo más triste de todo es que la función mediática, aparentemente contra del régimen, solo sirve a sus propósitos indirectamente. Y es que 62 años de dictadura absoluta se dice fácil, pero no se tumba tan fácil, y mucho menos muta por los cauces que los exegetas del conocimiento político esperan; de hecho dudo que cualquier mutación, incluso la que pretenden inducir desde el circo neo castrista de artistas socialistas, en carnaval dialoguero, y agentones “periodibarrios” que se asilan en en los States para vivir su socialismo próspero, montando culebrones de pantallazos de chats con confesiones familiares, y periodistas que lo único importante que reportan es la letanía del agente de la Pene-R que no lo deja salir de su casa, sea una mutación que la propia élite burguesa de la dictadura no haya barajado.

Lamento decirles a todos que el castrismo original, el papá de los pimpollos del diálogo y los artistas del neo comepinguismo huelguístico, juega con ellos como mismo ha jugado con todos. Incluso cabe la posibilidad, nada remota y más real que fantasiosa, que la tres cuartas partes de todo ese show sea la arista de un montaje asimilado como parte del proceso robolucionario por el mismo régimen, que ya arma otro teatro en su televisión, sacando rostros nuevos de carneros amaestrados en retórica alcohólica trasnochada a lo Iroel, a los que no les pagan en dólares, (su verdadera especialidad), haciendo apología de la Roboinvolución mediante la crítica a esos disidentes y periodistas independientes, sobre todo los que a ellos les conviene y sobre los que les interesa proyectar una imagen para la plebe reguetonera y milenial, sin que falte la cuota de adoctrinados, pasados los cincuenta, en las viejas sagas chivatonas cederistas que, al día de hoy, tienen doble tarea: patrullar las cuadras en busca de víctimas a quienes chivatear, y otear cada rincón de la ciudad o el pueblo en persecución de algo que llevarse a la boca.

El universo político de los socialistas democráticos cubanos, que es el mismo de los que hacen “conteining” en las aceras de sus barrios y los que llaman a una “cola por la libertad”, es, sin dudas, un universo paralelo al del castrismo viejo, que se niega a mutar en la dirección que ellos le pretenden imponer. No se engañe a nadie, si mañana los vividores verde olivo decidieran dar un golpe de tuerca a la grave crisis económica y social, amañando una apertura a la manera Birmana, por ejemplo, todos esos Periodibarrios Estornudosos de Toque y Yucas sin Bytes, más la comparsa de la chambelona LGTB y las patrióticas huestes de miameros seguidores de farandula, con el ejército naval de yates del polizón Eliécer, estarán de plácemes; unos dando colorete al muñeco camaleónico de los Castro, otros avivando el plebiscito en el que, por supuesto, se mantendría la casta de los Corleone, y la consiguiente cuota de presencia jurídica y política de los nuevos socialistas: sería como el pueblo chivatiente y sus socialistoides de “enjambre” y “feminismo cederista”, juntos, por eternizar la servidumbre a los hijos y nietos de Fidel y Raúl, y renovados en sus generales y la gran familia de parásitos del PCC.

Pero querían un cambio, ¿no?



Del informe de la minoría a la cultura de Cancelación.

21 enero, 2021 83 comentarios

Por Lord Jim


No hace mucho leía sobre la “Cultura de la Cancelación” como un recurso “trans-moderno”
(y lo llamo así, ahora que todo suele ser “trans” o “post”)
de aplicar el clásico Bullying de toda la vida traspolado a ese ecosistema virtual, cada vez más notorio en nuestras vidas, de redes sociales y nicknames. Y es que hasta el hecho de aceptar la propia identidad en redes, obviando el clásico nick del “otro yo”, no salva al sujeto de una especie “álter ego” digital por el que puede sufrir vejaciones, a riesgo de desencadenar una consecuencia negativa en sus conexiones con la vida real.

Me ha costado asimilar la “Cancel Culture”, pero las grandes tecnológicas, con el solo hecho de dar un teclazo, pueden anular a alguien como mismo las hordas ignorantes vandalizaron el busto de Cervantes o derribaron estatuas de proceres, reventando a golpes a infelices,saqueando comercios o quemando propiedades.

El hecho es que esos hombres detrás de Silicon Valley, por los que nadie votó, pueden impedir (preventivamente) que un Presidente votado por al menos 70 o 75 millones de ciudadanos, cometa una supuesta deriva criminal. Esa oligarquía de las Big Tech, de pronto, se ha destapado en lo que ya venía siendo un signo de su poder: la capacidad de juzgar de antemano quién puede llegar a ser un peligro para la gran masa de carneros en la plaza de Internet. No lo parece pero es realmente aterrador!

Solemos pasar por alto los peligros cuando no vienen envueltos en ese manto real que llamamos vida, donde respiramos y las angustias y miedos se nos hacen inmediatas por la química corporal de miles de años de evolución. Quizá es por eso que un hecho como ese no nos toca en la fibra de la prontitud que revela el peligro.

Sin embargo, pocas cosas revisten hoy día una amenaza tan cercana a nuestro mundo inmediato y vital como un poder corporativo elitista interpretando, a sus intereses, la posibilidad de criminalidad o el potencial daño social que puede causar un individuo con trazas de líder en una sociedad.

La estocada a la democracia es tan mortal que, sin importar qué tan estúpidas puedan ser esas élites de Silicon Valley en su cretinismo izquierdoso neomarxista, de pretender hacer un fetiche de la propiedad privada, aludiendo a derechos corporativos, se arrogan la facultad de actuar como un monopolio partidista totalitario en virtud de un proletariado distópico y grupal, de género o identitario, trans-humano y post-humano, en la medida de su arbitrio. Dicho de modo más propicio: en la proporción justa del concubinato, nada casual, con esas otras élites financieras que, a la sombra de siglos, vienen imponiendo sistemas políticos y experimentos económicos; y así desde que el dinero es referente directo del valor de una mercancía.

Las consecuencias de cancelar descaradamente a un Presidente en funciones debería preocupar tanto como el oscuro camino que han abierto y, desde el cual, no hay senda recorrida ni por recorrer que lleve a un futuro de libertad de expresión, y mucho menos política.
¿Desde qué universo moral deformado se pueden anular las declaraciones de un Presidente?

Sin dudas, desde el de ellos, que asumen la acción de juzgar y la potencialidad que tienen millones de lectores, o seguidores, de interpretar las palabras de un jefe de Estado en un sesgo particular. Es decir, no condenan el acto criminal en sí, que no existió, sino el riesgo de interpretar el discurso político de manera alejada a los cánones ideológicos de su dictadura. Y dudo que lo sepan, pero eso ya lo práctico su progenitor ideológico Vladimir Ilich Lenin en “La Organización del Partido y la Literatura del Partido” cien años atrás, lo que ni siquiera los hace originales en su censura, sino cercanos a una tiranía de élite marxista, que al fin y al cabo es hermana de la fascista.

La purga que han iniciado, sin hacerlo notar, ha revelado el mismo manto de posibilidades de interpretación que pretenden evitar. Lo que pueden censurar a partir de aquí no tiene límites porque, si juzgamos moralmente, vomitando un “Reporte de la Minoría”, como el relato de Phillip K. Dick, a modo preventivo, cualquier discurso estaría impregnado de susceptibilidades censuradoras, ya fuesen de izquierda, de derecha, feministas, religiosas, de género, filosóficas y hasta científicas; y esas grandes tecnológicas que actúan hoy a modo de “Precogs” del discurso “progre” y lo “políticamente correcto”no tardarían mucho en convertirse en gendarmes de la paradoja magistral del autor de ciencia ficción, en la que John Anderton, su protagonista, no solo demuestra su inocencia, sino que, además, el sistema que lo preconiza como criminal no resulta erróneo.

El peligro al que se enfrenta cualquier ciudadano de este mundo ya no radica en ser un idiota de piel de búfalo y cuernos, o un racista y cabrón que de un tour por el Capitolio, o desfile armado hasta los dientes gritando consignas nacionalistas, o un antifa envuelto en pasamontañas negro que saquea y vandaliza,
sino en oponerse a esas élites liberales confabuladas con las tecnológicas, que hicieron del incidente del Capitolio un punto de inflexión para que el autoritarismo tecnocrático prevalezca sobre cualquier vestigio de populismo o nacionalismo. Y a partir de ahora se esforzarán en marcar de escarlata a todos aquellos que prefieran el populismo a la tecnocracia, o la República institucional a las grandes corporaciones tecnológicas.

Y pocos caen en la cuenta de los tiempos que corren y la relación intrínseca de un universo virtual de la comunicación en redes con una digitalización y robotización de la sociedad. De un “reseteo” anunciado a bombo y platillo en el Foro Económico Mundial, la genocida agenda del Green New Deal de los liberales, que va muy a tono con esa otra “2030” de la ONU: un socialismo esclavista cantado, amalgamado en algoritmos de inteligencia artificial y deshumanización trans-género. Una China con su propia agenda de industrialización de altas energías y una política comercial de la “Ruta y la Seda”: el fin de América como potencia en menos de 10 años con los demócratas en el poder.

Dicen que el movimiento MAGA no ha muerto, que está vivo y apenas empieza. Me gustaría ser más optimista de no conocer como trabajan las élites liberales. Lo cierto es que ahora mismo están otra vez en el poder y apuesto que harán todo, absolutamente todo, para nunca jamás perderlo.
Se abre un futuro incierto tras el paso del único Presidente que puso al Deep State al descubierto fuera de la Casa Blanca.

2021…Un año incierto e impredecible !

30 diciembre, 2020 218 comentarios

 

PorRaulIzquierdo

Sera acaso el ocaso del New World?

Sucedio en los tempranos sesenta, mucha gente, asustada, escapaba de Cuba en desbandada diaspora, como pudiera y hacia donde les fuera posible, aunque predominantamente lo hacian hacia los Estados Unidos, el Pais vecino y amigo que desde nuestra ultima Guerra de Independencia a fines del Siglo XIX ademas de abrirnos las puertas siempre, nos ayudo mucho a desarrollarnos como Republica, solo que esta vez en los sesenta, ese Coloso generoso con los pueblos, Olimpo de migraciones y exilios, amado por justos y odiado por envidiosos, se enfrentaba en plena Guerra Fria al mal mayor que nos habia hecho desgraciados por aquellos dias a los cubanos, el Comunismo, doctrina esteril, oprobiosa y criminal, a la que un mal cubano se abrazo de forma oportunista, llevandonos a ese infierno con el fin de perpetuarse en un poder omnimodo y vitalicio, como asi fue y ha sido tras mas de seis decadas desde entonces hasta hoy, que se mantiene aquella infamia incluso habiendo fallecido ya.

Pero esta no es la historia de la que quiero hablar hoy, entradas ya dos decadas del siglo XXI, solo quiero hoy ver desde bien atras, las razones del desastre y la debacle que ha sido la Revolucion Cubana, que el Mundo admiro e inexplicablemnte todavia se deja omnubilar por ella, cuando desde siempre, solo ha sido una verdadera “Reinvolucion” que no solo ha mantenido en la isla aquel desproposito, sino que ademas prospero con mas esterilidad y capacidad de destruccion aun si cabe, en otros muchos paises y en especial en la Hermana Nacion de Venezuela, donde igualmente se mantienen hasta hoy los zatrapas y hasta ha llegado a penetrar con gran fuerza desestabilizadora, la propia Union Americana y las estructuras de Gobierno de USA, al punto de encontrarnos hoy en la terrible encrucijada incomprensible del ocaso de aquel que fuera el promisorio “New World” esa Nacion joven donde todo era possible, ocaso en que estamos, bajo un serio y real peligro de implosion Gramsciana, que amenaza los poco mas de dos Siglos de Libertades y Derechos que la Constitucion Americana nos dio a “We, the people” tras la Declaracion de Independencia y que nos llevo al esplendor de un bienestar real tras lo que fue la luminosa genesis de un Nuevo Mundo promisorio.

Mis padres, maestros de profesion, no fueron menos anticipados entonces, corria el 1962 y viendo lo que ocurria, iniciaron tramites oficiales para que emigraramos al exilio todos, o en caso extremo y desesperado “sacarnos” del Pais por el Programa “Peter Pan” a los hermanos, que eramos tres entonces y todos varones, lo cual suponia el peligro añadido de que se frustrara la intencion, porque arribaramos a la edad de Servicio Militar, cosa que ocurrio en 1964 cuando cumpli los 15 años, edad que en la que para las niñas significaba la tradicional fiesta de “puesta de largo en sociedad” pero que en los varones y en virtud del Regimen Dictatorial en el que ya estabamos avanzados, significaba la edad de poder empuñar un fusil que implicaba a su vez la prohibicion de emigrar.

Teniamos un tio ya por entonces en New Jersey, que recien llegado al exilio, habia sido exitoso y trabajaba muy bien pagado en la Fabrica de camisas y Sweters Mac Gregor, cuando ese Estado de la Union Americana era un Emporio de confecciones textiles, tio que nos mandaba fotos, medicinas y paquetes con ropa y alimentos, esto mientras dejaron y se pudo, porque mas tarde no solo se prohibieron los envois que no fueran medicinas, sino que se prohibio todo, hasta la comunicacion mas elemental y tan solo sostener correspondencia con un familiar en el extranjero y en especial en USA, era considerado desafeccion, un acto hostil y contrarevolucionario.

Las gestiones no fueron con la rapidez deseada y me pillo la edad de “pre-recluta” y tras de mi a todos mis hermanos, pues esta categoria resulto ser un invento previo al SMO “Servicio Militar Obligatorio” real, solo con el fin de impeder que los padres se llevaran del pais a los varones que ya el Regimen habia condenado a ser carne de cañon, lo que impidio a mis padres conseguir el objetivo de escapar, siendo esta por mucho tiempo la verdadera causa de tantos jovenes muertos en el mar, algunos de mis amigos y hasta yo mismo pude ser, jovenes irredentos que se lanzaban al Estrecho de la Florida en un intento desesperado de escapar de aquel Servicio Militar que los llevo incluso a guerras ajenas como la de Angola entre otras y lo demas, son las historias ya conocidas de la Diaspora de la gran heterogeneidad de la familia cubana hasta nuestros dias.

Pero en aquellos sesenta, frustradas las esperanzas, lo que nos quedaba de un viaje jamas realizado a los Estados Unidos, era apenas el mito, la nostalgia, el ideal, la ilusion, dada en lo que contaban las cartas, hasta que se pudo y pore so las prohibieron, lo que nos hablaba del desarrollo y la abundancia su lectura, lo que nos impresionaban los productos que recibiamos en los paquetes y en especial lo que nos indicaban las fotos, aquellas fotos Kodak preciosas y a todo color, que luego fueron Polaroid instantaneas y luego videos, donde se veia a los familiares y amigos, muy bien vestidos, viviendo en maravillosas casas, modernas y preciosas, con magnificos autos nuevos, todo tipo de electrodomesticos, comodidades y abundante comida en las mesas, todo lo que nos faltaba y falta aun en la Isla y que era para nosotros la añoranza de la felicidad que conocimos en la Isla en los cincuenta cuando eramos niños y no eramos conscientes aun del Pais que ibamos a perder.

Teniamos a USA tan mitificado entonces y con razon, era tan aplastante el desarrollo, que nunca fuimos conscientes, ni nos paso por la mente la mas minima posibilidad de que un dia, llegara hasta esta prospera sociedad, el letal cancer ideologico de la mas nociva e ilogica ideologia.

Con el paso del tiempo y al crecer, fuimos viendo con mas claridad el futuro y de aquella vision lo unico que resultaba era el desconsuelo, precisamente de no ver un futuro y la conviccion de que habia que seguir pensando en como escapar de aquella Isla miserable convertida en carcel, asumiendo aun a USA como lugar seguro y el mejor de los Paises posibles.

No supimos ver lo que ocurria tras bambalinas en USA desde aquellos mismos sesenta, la forma imperceptible pero eficaz con que ciertos poderes antipatrioticos la corroian con malvado afan destructivo, no eramos capaces de ver, el como iban ciertas leyes y ciertas acciones cambiando aquella seguridad y garantias a peor, dadas en perdidas de valores tales que terminarian pudiendo doblegar al pais que parecia invencible e inamovible por su Sistema tan eficaz y justo.

Con el tiempo y tras muchas decadas de avatares, salimos del infierno y llegamos a este Pais, en mi caso en el 2002 aunque desde el 1991 ya conseguimos salir de Cuba, “ en el ultimo tren” escapando por Rusia, tras la caida del Muro de Berlin, esta vez como unica opcion al desmoronarse la entonces URSS, rumbo a Europa, para finalmente asilarnos en España, pero nada mas llegar, ya en ese momento, lo que vi, fue una Europa muy tambaleante y vulnerable, victima de similares y conocidos peligros y ni hablar de las experiencias nefastas que tuvimos en Madrid, no de tipo material porque trabajando conseguimos estabilidad y acomodarnos, pero si de tipo moral porque viniendo de un pais como Cuba y existiendo alli el “caldo de cultivo” para las ideologias de izquierda y el neoliberalismo mas rampante, que precisamente trajeron lo que alli sucede hoy, ya conociamos porque traiamos un training remasterizado en la luz larga y capacidad de ver el future cuando nos daba el tufo de comunismo, que hoy dia ya es presente alli y dada esa amenaza, para que no nos sorprendiera dos veces, es que terminamos aqui en los Estados Unidos de America en el 2002, pero ya USA no era ni remotamente lo que imaginabamos en nuestros dias idilicos, llegamos a un pais herido tras un atentado terrorista brutal, un Pais metido por provocaciones intencionales, en guerras ajenas que parecia no poder evadir, un pais que se desgastaba y ya estaba incubando una crisis profunda, economica primero, ideologica despues y filosofico-moral en la actualidad.

Arribamos al Siglo XXI con demasiadas dificultades e interrogantes, desde el mismo 2000 estamos viendo una franca decadencia generalizada, dos decadas de desastre, el peligro de una degeneracion irreversible, del ocaso y de la propia destruccion de la Nacion, pero no solo de USA, sino del Mundo.

Hemos vivido ya del Siglo, estas dos decadas, hemos visto al mismo tiempo como aquella idilica Nacion de los sesenta, se ha ido convirtiendo en una Nacion complicada, insegura, revuelta, decadente, dependiente, agredida, debilitada, implosionada, quedando de aquel esplendor, apenas una aparente abundancia, que a veces es apenas una caricatura del esplendor que fue.

En el 2016 nos llego la esperanza en forma de Presidente, tuvimos suerte, quiza era esa la ultima oportunidad, pero el hombre al que hemos votado la mayoria de los Americanos, ha sido denostado y agredido todo el tiempo por su determinacion y lo que moralmente significa, y lo ha sido por parte de un Estado profundo podrido y unos Medios serviles y Apostatas que se han dejado convertir en mezquinos y deplorables, por simple obediencia a un poder oculto, que lo que busca no es admiscible ni para la Nacion ni para la humanidad, asi ha gobernado este hombre contra todas las banderas y a contracorriente, lo ha hecho para todos y ejemplarmente, pero con muchos de esos deplorables en su contra, para colmo hemos tenido un 2020 horrible, el Mundo se ha visto agredido y desbordado por una Pandemia genocida que no es ni casual ni natural, hemos tenido cierres, confinamientos, prohibiciones, perdida de derechos y libertades, economias destruidas, desempleo, incertidumbre, angustia, estress, miedo, peligro real, ha muerto mucha gente a nuestro alrededor, muertes reales y tristes que nos hacen valorar la dicha de estar aun aqui, de dar gracias por estar aun sanos, aunque inseguros y bajo el peligro real de enfermanos sin saber hasta cuando vamos a poder salir ilesos, ya a las puertas de una vacuna y ni estar seguros siquiera de si vacunarnos o no, porque no se sabe ya a quien creer.

En medio de todo esto ademas ha sido un año de Elecciones, en el que debimos ver bien como votar y lo hicimos bien, porque creo que ganamos, que mayoritariamente cumplimos con nuestro deber votando a quien lo merece y es mejor para el Pais y para las generaciones futuras, pero ya lo hemos visto todos, lo unico que nos faltaba tras la Pandemia era un fraude monumental, masivo e inmoral como el que nos ha sido hecho en todos los Estados clave y que aun se discute y disputa con dificil pronostico, en el Pais que fue ejemplo de pulcritud electoral.

No se lo que pasara en Enero, por lo pronto ya tenemos ahi en las narices el Foro de Davos y con este, el peligro del Reseteo Financiero Mundial, provocado por los reaccionarios precursores del NWO y el globalismo, mas alla de eso, que espero podamos evitar, no puedo ser capaz de atisbar un pronostico de como sera el 2021, puedo solo quiza ofrecer dos posibilidades, ya sabemos cuales, segun lo que ocurra con el resultado final de las investigaciones, quiero pensar que lo que ocurrira sera lo que nos conviene y debiera ocurrir, que quien debe estar ahi se quede, pero el poder oscuro es tal que podriamos entrar en una espiral descendente que nos arrastre irremediablemente hacia el desastre.

Sera, incluso pase lo que pase un año dificil, incierto, impredecible, repleto de traidores al acecho, un 2021 que en dependencia de si Donald Trump se queda en el gobierno, contra todo pronostico y gracias a su teson, convicciones y valentia, pudiera salvarse y llegar incluso a ser glorioso, pero la realidad es que hoy a 29 dias de Diciembre, cuando escribo este Post, aun no lo sabemos y creo que no lo puede saber ni el mas experto analista.

Sera acaso el ocaso del Coloso del New World?

Como saberlo ?… Lo que queda, sera desearles a todos, en primer lugar salud, fisica y mental, en Segundo, claridad de ideas y vista larga, en tercero, exitos y que haya trabajo y finalmente paz, armonia y amor, que no desfallezcan, que no permitamos la estafa de los que nos quieren esclavizar y que triunfe la cordura y la Buena voluntad de los hombres.

Feliz 2021 a como sea folks !

Cuba, Estados Unidos y el Sexto Paradigma Tecnológico.

3 diciembre, 2020 278 comentarios

por Lord Jim


Los cambios profundos en cualquier sociedad, dados por crisis económicas-políticas, siempre vienen precedidos por el agotamiento de un modelo anterior que provoca el derrumbe parcial o total de esos sistemas. Dicen que en Rusia se suicidaron en alcoholismo prolongado alrededor de 25 millones de personas después de una noche de 1991 en que despertaron con otro país, otra bandera y sus cuentas de bancos cerradas: de un día para otro perdieron todo. Según estadísticas, el cambio del rancio socialismo soviético al capitalismo salvaje de esos primeros años produjo, a la larga, más muertos por el shock de la transformación de los que tuvieron en la segunda guerra mundial. Los Rusos han sido siempre grandes alcohólicos, y recuerdos de eso tengo por la amistad de mi difunto padre con varios de ellos durante la década de los ochenta, cuando el castrismo gozaba de las prebendas del imperio soviético y enviaba asesores en calidad de técnicos a muchos de los ministerios en la isla. De dos de ellos en específico, (ingenieros mecánicos igual que mi padre), guardo gratas memorias de sus risas altisonantes en rostros colorados por la inyección de vodka y ron en borracheras, con mucha comida y largas veladas nocturnas, que hacían en mi casa paterna: eran hombres melancólicos que cuando entraban en confianza mostraban una faceta muy distinta a la que formalmente expresaban. Nunca he visto gente mas anticomunista que ellos, por eso no me extrañó la debacle y el desmoronamiento del sistema soviético de la noche a la mañana en la década del noventa del siglo pasado.

Pero las revoluciones tecnológicas, nacidas de la innovación del ingenio humano, son las que han impuesto paradigmas de industrialización cambiando sistemas económicos completos, arrastrando a los políticos a tomar posturas acorde a tiempos propios y haciéndolos adaptarse o figurar sus agendas contando los desafíos y oportunidades que abren dichos paradigmas. Y como decía mi venerado Joseph Conrad en El Agente Secreto:
“Porque la historia se hace con herramientas,no con ideas; y las condiciones económicas lo cambian todo: arte, filosofía, amor, virtud, la verdad misma”.

Resulta que según los expertos estamos en pleno tránsito del quinto al sexto paradigma tecnológico. Recuerdo hace meses leí en una noticia que Bill Gates hacía un pronóstico de tres años de tránsito en la implantación de lo que ya todos vienen llamando, de manera inequívoca, sexto paradigma. No es que confíe mucho en el bueno de Bill ya que, desde que los millones lo han hecho delirar de filántropo y virólogo vacunador de masas, le he perdido el respeto. Pero tampoco puedo negar su cercanía intelectual a estos temas, precisamente por esos millones y sus delirios nanotecnológicos.

Entonces repasemos fugazmente en qué consisten estos paradigmas y por qué, según los especialistas, estamos entrando en el sexto:

Primera Revolución Tecnológica:
Se refiere propiamente a los prolegómenos de la revolución industrial inglesa de 1771 a 1829, donde se mecaniza la industria del textil, el hierro forjado y la maquinaria. La energía hidráulica se desarrolla con molinos de agua mejorados.

Segunda Revolución Tecnológica:
También ocurre en Inglaterra de 1829 a 1875, aunque ya se empieza a extender a los Estados Unidos y Europa.
Es la era de máquina de vapor y hierro movida con carbón,minería de carbón,construcción de locomotoras y extensión de la energía del vapor para las industrias textiles y otras más.

Tercera Revolución Tecnológica:
Es la era del acero,la electricidad y la ingeniería pesada. Se desarrolla el motor a vapor para barcos de acero y la ingeniería química y civil toma auge. También surge una industria de equipos eléctricos, cables y el cobre. Aparecen los primeros enlatados de alimentos y el papel de empaque. Esta vez Estados Unidos y Alemania sobrepasan a Inglaterra y va de un periodo de 1875 a 1908, aproximadamente.

Cuarta Revolución Tecnológica:
Es la era del petróleo y sus derivados, la industria petroquímica, el motor de combustión interna y el automóvil. Así mismo esto trae la producción en masa de toda una gama de maquinaria como tanques, aviones, tractores…
La generación eléctrica se masifica también. Surge la comunicación analógica mundial para el teléfono, telex y cablegramas, alámbrica e inalámbrica. Es la era propiamente industrial.
Ese periodo dura hasta principio de la década del 70, donde comienza una transición paulatina al 5to paradigma tecnológico
y Estados Unidos rivaliza con Alemania por el liderazgo mundial, aunque aparecen otros actores en la escena que pronto tomarán posiciones de liderazgo.

Quinta Revolución Tecnológica:
Entre principios de los 70 y mediados de los 80 las nuevas iniciativas sobre el desarrollo de las computadoras y la microelectrónica se convirtieron en los sectores que lideraron ese tránsito al 5to paradigma.
Es la era de la informática y las telecomunicaciones. Una revolución de las comunicaciones: microelectrónica barata, software, desarrollo por computadora de biotecnología, transporte físico de alta velocidad por tierra y mar, comunicación digital mundial por cable, fibra óptica y satélites. La red de redes hace su aparición bajo el nombre de Internet. Esplendor de la banca y el sector financiero, que vino a dar al traste con lo que ahora se conoce como la “Era post Industrial”
Este periodo va desde principios de los 70 hasta la actualidad, en que otra serie de desarrollos tecnológicos hacen posible otro cambio de era: el sexto paradigma tecnológico.

Ahora bien, todos estos paradigmas tecnológicos se refieren a un dominio determinado de la ciencia y el hombre en un ecosistema que influye y de hecho arrastra cambios culturales en la sociedad. Un paradigma significa, en este caso concreto, que cada sesgo cultural transformador de patrones sociales es construido sobre una base tecnológica específica y, por consiguiente, diferente.

Por supuesto que se puede dar una perspectiva historicista más completa y abarcadora referente al uso de la tecnología por el hombre a través de las “Eras” que han marcado capítulos en la historia universal conocida, pero mi intención con este post no es dar lecciones de historia de la civilización humana mediante el hilo conductor de la ciencia, sino traer a consideración un breve periodo histórico, sin dudas el más dinámico del que tengamos conciencia, que acaso nos atañe por motivos obvios, para sacar a luz las implicaciones que tiene y tendrá sobre el futuro de nuestra isla.


La “República Cubana” se vino a instaurar, a instancias norteamericanas, hacia principios de la tercera revolución tecnológica y alcanzó su esplendor en la cuarta, es decir, en plena “Era Industrial”, siendo truncada de a cuajo por el infame asesino en jefe en el 59.
Luego de eso la nación Cubana sufrió una desconexión paulatina en la afluencia de corrientes mercantiles e industriales, al punto de pasar de ser un floreciente centro de ensayos e infraestructuras industriales a un país parásito dependiente de cuotas de inyección de capital soviético para su permanencia como un organismo satélite y depredador de democracias. Y no es que pretenda aludir a un contraste con alguna democracia perfecta ya que esa no existe, y menos la norteamericana, que lo mismo apoya abiertamente a tiranos horripilantes que defiende los derechos humanos en foros e instituciones, y así en la ONU, con una política de doble rasero.

Mucho se especula sobre los efectos de la mal llamada pandemia en los devastadores estragos que ha provocado sobre la economía mundial y los que aún están por venir, ya que este ciclo, a mi modo de ver, no se va a cerrar con campañas masivas de vacunación. Aun si aparecieran, por arte de magia, dosis de vacunas disponibles para los 7 mil millones de habitantes del planeta, lo que no nos dicen es que la leyenda de cobertura, que ha significado este lamentable proceso de confinamiento y cierre de las economías, ha develado un cambio imperceptible para los más tontos y todavía difícil de analizar para los más cautos y doctos: el tránsito hacia una revolución tecnológica que ya está lista para una transformación radical de las condiciones de vida de todos. Y reconozcamos que, subrepticiamente, la pandemia ha sido el vehículo perfecto para ese fin.

Desde que Nixon echó por tierra la tasa de cambio fija del patrón oro del Breton Woods, los banqueros financistas liberales han tenido un auge gracias a la volubilidad del manejo monetario en espirales de burbujas inflacionarias que han hecho de este mundo el reverbero de guerras y petrodólares, convirtiendo el “complejo militar industrial” (aquel monstruo del que Eisenhower advertía al final de su mandato) en un sino fatídico catalizador de intereses geo estrategicos y en contubernio con una élite financiera muy vieja que ha sabido cambiar de disfraz desde la primera revolución industrial inglesa hasta nuestros días. La misma que derrotaron los padres de la independencia estadounidense y llenó de luz a los independentistas cubanos, la que luego volvió a derrotar Lincoln y después Roosevelt: el Imperio Británico. Una y otra vez a vuelto sobre sus designios a utilizar a los Estados Unidos como puente en algunos casos y como aliado estratégico de vida en una simbiosis que ya agoniza: El fin del sistema de deuda basado en un crecimiento ilimitado sobre un mundo limitado. La deuda superó los 23 billones en los Estados Unidos en el 2019, algo francamente impagable.

Todo esto va más allá de Trump. Lo que sucede es que el “fenómeno Trump” fue una parte de la respuesta de esa América deconstruida en un mundo “Post Industrial” dentro del quinto paradigma tecnológico por esa élite convertida en “establecimiento” Globalista liberal financiero.

Estamos a las puertas de un paradigma nuevo: la inteligencia artificial, los ordenadores cuánticos, el 5G, la nanotecnología, los viajes interplanetarios, la minería del espacio, el transhumanismo: eso es el sexto paradigma tecnológico. Y como decía Cypher en la Matrix: “Abróchate el cinturón Dorothy porque de Kansas puedes despedirte”. El pasado no volverá.

Qué pasará en un futuro inmediato es tan difícil de predecir como el número que tiran en la bolita y del que miles de cubanos dependen para un momento de felicidad. Así las cosas. Pero lo único cierto es que se vivirán tiempos convulsos y cambiantes de un día para otro, tanto en la isla como en los los Estados Unidos y el resto del mundo; y posiblemente lo que ocurra en el ámbito político de la isla quede ligado indisolublemente al destino de los States. ¿Quién lo verá? No sé. Espero que todos los gatos.

Mientras, seguiremos desde una esquina emitiendo este blog para todo el que lo pueda leer y desee que el Castrismo acabe y se vaya de Cuba como de Kansas Dorothy.