Cuba, Estados Unidos y el Sexto Paradigma Tecnológico.

3 diciembre, 2020

por Lord Jim


Los cambios profundos en cualquier sociedad, dados por crisis económicas-políticas, siempre vienen precedidos por el agotamiento de un modelo anterior que provoca el derrumbe parcial o total de esos sistemas. Dicen que en Rusia se suicidaron en alcoholismo prolongado alrededor de 25 millones de personas después de una noche de 1991 en que despertaron con otro país, otra bandera y sus cuentas de bancos cerradas: de un día para otro perdieron todo. Según estadísticas, el cambio del rancio socialismo soviético al capitalismo salvaje de esos primeros años produjo, a la larga, más muertos por el shock de la transformación de los que tuvieron en la segunda guerra mundial. Los Rusos han sido siempre grandes alcohólicos, y recuerdos de eso tengo por la amistad de mi difunto padre con varios de ellos durante la década de los ochenta, cuando el castrismo gozaba de las prebendas del imperio soviético y enviaba asesores en calidad de técnicos a muchos de los ministerios en la isla. De dos de ellos en específico, (ingenieros mecánicos igual que mi padre), guardo gratas memorias de sus risas altisonantes en rostros colorados por la inyección de vodka y ron en borracheras, con mucha comida y largas veladas nocturnas, que hacían en mi casa paterna: eran hombres melancólicos que cuando entraban en confianza mostraban una faceta muy distinta a la que formalmente expresaban. Nunca he visto gente mas anticomunista que ellos, por eso no me extrañó la debacle y el desmoronamiento del sistema soviético de la noche a la mañana en la década del noventa del siglo pasado.

Pero las revoluciones tecnológicas, nacidas de la innovación del ingenio humano, son las que han impuesto paradigmas de industrialización cambiando sistemas económicos completos, arrastrando a los políticos a tomar posturas acorde a tiempos propios y haciéndolos adaptarse o figurar sus agendas contando los desafíos y oportunidades que abren dichos paradigmas. Y como decía mi venerado Joseph Conrad en El Agente Secreto:
“Porque la historia se hace con herramientas,no con ideas; y las condiciones económicas lo cambian todo: arte, filosofía, amor, virtud, la verdad misma”.

Resulta que según los expertos estamos en pleno tránsito del quinto al sexto paradigma tecnológico. Recuerdo hace meses leí en una noticia que Bill Gates hacía un pronóstico de tres años de tránsito en la implantación de lo que ya todos vienen llamando, de manera inequívoca, sexto paradigma. No es que confíe mucho en el bueno de Bill ya que, desde que los millones lo han hecho delirar de filántropo y virólogo vacunador de masas, le he perdido el respeto. Pero tampoco puedo negar su cercanía intelectual a estos temas, precisamente por esos millones y sus delirios nanotecnológicos.

Entonces repasemos fugazmente en qué consisten estos paradigmas y por qué, según los especialistas, estamos entrando en el sexto:

Primera Revolución Tecnológica:
Se refiere propiamente a los prolegómenos de la revolución industrial inglesa de 1771 a 1829, donde se mecaniza la industria del textil, el hierro forjado y la maquinaria. La energía hidráulica se desarrolla con molinos de agua mejorados.

Segunda Revolución Tecnológica:
También ocurre en Inglaterra de 1829 a 1875, aunque ya se empieza a extender a los Estados Unidos y Europa.
Es la era de máquina de vapor y hierro movida con carbón,minería de carbón,construcción de locomotoras y extensión de la energía del vapor para las industrias textiles y otras más.

Tercera Revolución Tecnológica:
Es la era del acero,la electricidad y la ingeniería pesada. Se desarrolla el motor a vapor para barcos de acero y la ingeniería química y civil toma auge. También surge una industria de equipos eléctricos, cables y el cobre. Aparecen los primeros enlatados de alimentos y el papel de empaque. Esta vez Estados Unidos y Alemania sobrepasan a Inglaterra y va de un periodo de 1875 a 1908, aproximadamente.

Cuarta Revolución Tecnológica:
Es la era del petróleo y sus derivados, la industria petroquímica, el motor de combustión interna y el automóvil. Así mismo esto trae la producción en masa de toda una gama de maquinaria como tanques, aviones, tractores…
La generación eléctrica se masifica también. Surge la comunicación analógica mundial para el teléfono, telex y cablegramas, alámbrica e inalámbrica. Es la era propiamente industrial.
Ese periodo dura hasta principio de la década del 70, donde comienza una transición paulatina al 5to paradigma tecnológico
y Estados Unidos rivaliza con Alemania por el liderazgo mundial, aunque aparecen otros actores en la escena que pronto tomarán posiciones de liderazgo.

Quinta Revolución Tecnológica:
Entre principios de los 70 y mediados de los 80 las nuevas iniciativas sobre el desarrollo de las computadoras y la microelectrónica se convirtieron en los sectores que lideraron ese tránsito al 5to paradigma.
Es la era de la informática y las telecomunicaciones. Una revolución de las comunicaciones: microelectrónica barata, software, desarrollo por computadora de biotecnología, transporte físico de alta velocidad por tierra y mar, comunicación digital mundial por cable, fibra óptica y satélites. La red de redes hace su aparición bajo el nombre de Internet. Esplendor de la banca y el sector financiero, que vino a dar al traste con lo que ahora se conoce como la “Era post Industrial”
Este periodo va desde principios de los 70 hasta la actualidad, en que otra serie de desarrollos tecnológicos hacen posible otro cambio de era: el sexto paradigma tecnológico.

Ahora bien, todos estos paradigmas tecnológicos se refieren a un dominio determinado de la ciencia y el hombre en un ecosistema que influye y de hecho arrastra cambios culturales en la sociedad. Un paradigma significa, en este caso concreto, que cada sesgo cultural transformador de patrones sociales es construido sobre una base tecnológica específica y, por consiguiente, diferente.

Por supuesto que se puede dar una perspectiva historicista más completa y abarcadora referente al uso de la tecnología por el hombre a través de las “Eras” que han marcado capítulos en la historia universal conocida, pero mi intención con este post no es dar lecciones de historia de la civilización humana mediante el hilo conductor de la ciencia, sino traer a consideración un breve periodo histórico, sin dudas el más dinámico del que tengamos conciencia, que acaso nos atañe por motivos obvios, para sacar a luz las implicaciones que tiene y tendrá sobre el futuro de nuestra isla.


La “República Cubana” se vino a instaurar, a instancias norteamericanas, hacia principios de la tercera revolución tecnológica y alcanzó su esplendor en la cuarta, es decir, en plena “Era Industrial”, siendo truncada de a cuajo por el infame asesino en jefe en el 59.
Luego de eso la nación Cubana sufrió una desconexión paulatina en la afluencia de corrientes mercantiles e industriales, al punto de pasar de ser un floreciente centro de ensayos e infraestructuras industriales a un país parásito dependiente de cuotas de inyección de capital soviético para su permanencia como un organismo satélite y depredador de democracias. Y no es que pretenda aludir a un contraste con alguna democracia perfecta ya que esa no existe, y menos la norteamericana, que lo mismo apoya abiertamente a tiranos horripilantes que defiende los derechos humanos en foros e instituciones, y así en la ONU, con una política de doble rasero.

Mucho se especula sobre los efectos de la mal llamada pandemia en los devastadores estragos que ha provocado sobre la economía mundial y los que aún están por venir, ya que este ciclo, a mi modo de ver, no se va a cerrar con campañas masivas de vacunación. Aun si aparecieran, por arte de magia, dosis de vacunas disponibles para los 7 mil millones de habitantes del planeta, lo que no nos dicen es que la leyenda de cobertura, que ha significado este lamentable proceso de confinamiento y cierre de las economías, ha develado un cambio imperceptible para los más tontos y todavía difícil de analizar para los más cautos y doctos: el tránsito hacia una revolución tecnológica que ya está lista para una transformación radical de las condiciones de vida de todos. Y reconozcamos que, subrepticiamente, la pandemia ha sido el vehículo perfecto para ese fin.

Desde que Nixon echó por tierra la tasa de cambio fija del patrón oro del Breton Woods, los banqueros financistas liberales han tenido un auge gracias a la volubilidad del manejo monetario en espirales de burbujas inflacionarias que han hecho de este mundo el reverbero de guerras y petrodólares, convirtiendo el “complejo militar industrial” (aquel monstruo del que Eisenhower advertía al final de su mandato) en un sino fatídico catalizador de intereses geo estrategicos y en contubernio con una élite financiera muy vieja que ha sabido cambiar de disfraz desde la primera revolución industrial inglesa hasta nuestros días. La misma que derrotaron los padres de la independencia estadounidense y llenó de luz a los independentistas cubanos, la que luego volvió a derrotar Lincoln y después Roosevelt: el Imperio Británico. Una y otra vez a vuelto sobre sus designios a utilizar a los Estados Unidos como puente en algunos casos y como aliado estratégico de vida en una simbiosis que ya agoniza: El fin del sistema de deuda basado en un crecimiento ilimitado sobre un mundo limitado. La deuda superó los 23 billones en los Estados Unidos en el 2019, algo francamente impagable.

Todo esto va más allá de Trump. Lo que sucede es que el “fenómeno Trump” fue una parte de la respuesta de esa América deconstruida en un mundo “Post Industrial” dentro del quinto paradigma tecnológico por esa élite convertida en “establecimiento” Globalista liberal financiero.

Estamos a las puertas de un paradigma nuevo: la inteligencia artificial, los ordenadores cuánticos, el 5G, la nanotecnología, los viajes interplanetarios, la minería del espacio, el transhumanismo: eso es el sexto paradigma tecnológico. Y como decía Cypher en la Matrix: “Abróchate el cinturón Dorothy porque de Kansas puedes despedirte”. El pasado no volverá.

Qué pasará en un futuro inmediato es tan difícil de predecir como el número que tiran en la bolita y del que miles de cubanos dependen para un momento de felicidad. Así las cosas. Pero lo único cierto es que se vivirán tiempos convulsos y cambiantes de un día para otro, tanto en la isla como en los los Estados Unidos y el resto del mundo; y posiblemente lo que ocurra en el ámbito político de la isla quede ligado indisolublemente al destino de los States. ¿Quién lo verá? No sé. Espero que todos los gatos.

Mientras, seguiremos desde una esquina emitiendo este blog para todo el que lo pueda leer y desee que el Castrismo acabe y se vaya de Cuba como de Kansas Dorothy.


  1. 31 diciembre, 2020 a las 6:16 AM
  2. 31 diciembre, 2020 a las 6:14 AM

    Flu permitiendo les deseo a todos un buen inicio 2021 esperando que sea la Doctrina Trump que vino para hacer historia como dicen los medios chinos a quedarse en la WH , por el momento demos gracias a Dios por aquello mucho o poco que nos ha dadado . Grande Raulillo nuestro gato Lefty por este post que recorre la historia de muchos y hechos a 360 grados Feliz 2021

  3. 30 diciembre, 2020 a las 12:50 PM

    hay post nuevo y mar de espuma

  4. raulizquierdo2009
    30 diciembre, 2020 a las 12:02 PM

    Bombita al cierre casi del 2020…aqui si no hay trampa ni carton ! Nada de fake news

  5. 30 diciembre, 2020 a las 11:38 AM

    ok raul, lo reviso hoy mismo

  6. Luis Miguel Reynalt
    30 diciembre, 2020 a las 9:52 AM

    Padezcamos con resignación este abusivo y explotador capitalismo… es decir: Buenas viandas, supremos chuletones de ternera,🥩🥩🥩 🍖🍗 mariscada 🦐🦐🦞🦀, ostras and lobster, whiskey a discreción, licores y demás delicias 🧉🍹🍧… un dia es un dia!!, eso si los quiero a todos vivitos para el interesante 2021 que viene…, no nos lo podemos perder. Un abrazo para todos los gatos! y salud para cada uno de Ustedes 😻 Muy Buena entrada de año 🍇🍾🥂🥂

  7. raulizquierdo2009
    30 diciembre, 2020 a las 8:28 AM

    Iya: Te lo mande de nuevo con algunas correcciones

  8. raulizquierdo2009
    29 diciembre, 2020 a las 8:23 PM

    La segunda parte

  9. raulizquierdo2009
    29 diciembre, 2020 a las 4:45 PM

    Iya, tienes un e-mail. Post 2021

  10. raulizquierdo2009
  11. 29 diciembre, 2020 a las 1:54 PM

  12. raulizquierdo2009
    29 diciembre, 2020 a las 1:34 PM

    Al Marxismo “inaceptable” de BLM

  13. raulizquierdo2009
    29 diciembre, 2020 a las 1:32 PM

    Vaya, quieren ver finura y calidad, miren lo que es Moscu hoy dia, a Lara Fabian la adoran los rusos, me encanta su sencillez y su expresion minimalista, sin boato, priorizando el talento y su interpretacion.

  14. 29 diciembre, 2020 a las 1:27 PM

  15. 29 diciembre, 2020 a las 1:27 PM

    barbaro!

  16. raulizquierdo2009
    29 diciembre, 2020 a las 11:54 AM

    Si te gusto ese, toma este !

  17. 29 diciembre, 2020 a las 11:25 AM

    maravilloso paquito improvisando con manzanero….y debe ser porque estoy tan viejo: maravillosa esa cancion

  18. Romalh
    29 diciembre, 2020 a las 9:27 AM

  19. Romalh
    29 diciembre, 2020 a las 7:45 AM

    Historias mal contadas del Castrismo: Intelectuales cubanos con la soga al cuello

  20. Luis Miguel Reynalt
    29 diciembre, 2020 a las 1:28 AM

    Como homenaje a Armando Manzanero quiero compartir este articulo del periodista cubano Luis Cino Alvarez con todos los gatos.
    ================

    LA HABANA, Cuba. – Otro de los artistas que perdemos en este terrible 2020 es el cantante y compositor mexicano Armando Manzanero, que acaba de fallecer este 28 de diciembre víctima de la COVID-19. Un fuerte golpe para la música mexicana, que en los últimos años perdió también a Juan Gabriel y José José.

    A mí, que soy fanático del jazz y el rock y poco dado a las canciones románticas, me encantan las canciones de Manzanero, que tantos recuerdos me traen.

    Hace dos años, en julio de 2018, cuando Manzanero vino a Cuba, estuve en su concierto en el Malecón habanero. Disfruté mucho oyéndole temas tan entrañables como “Esta tarde vi llover” y “Contigo aprendí”. Me emocioné tanto que, como en el concierto de los Rolling Stones en la Ciudad Deportiva, tuve que disimular y esforzarme por contener las lágrimas.

    Seguramente, a un autor de canciones tan poéticas y profundas como Silvio Rodríguez no le agraden las composiciones de Manzanero, a diferencia mía.

    Debe haber sido una gran afrenta para Silvio aquella ocasión, a finales de los años 60, cuando aún no era famoso ni millonario, sino un joven, flaco e incomprendido cantautor que había ido a actuar con Noel Nicola a una fábrica habanera, y las obreras le pidieron, para su espantada sorpresa, que cantara algo de Manzanero.

    La anécdota la contó el propio Silvio, hace años, entrevistado por la periodista Arleen Rodríguez Derivet en el programa oficialista Mesa Redonda. El cantautor bromeó recordando aquel percance. “Imagínate, eran trabajadoras”, le comentó condescendiente a la periodista, como explicándole por qué aquellas mujeres no podían comprenderlo y estar a la altura de su arte.

    Silvio podrá subestimar las canciones de Manzanero, pero tendrá que reconocer que con aquello de que “la semana tiene más de siete días” el mexicano se adelantó por varios años a su amado Máximo Líder, quien quiso que el año tuviese 18 meses para dedicarlos a la Zafra de los Diez Millones. Manzanero, mucho más modesto, por amor, alargó la semana sin dislocar un país, hundir la economía, abolir la Navidad y ponernos a cortar caña como si fuéramos esclavos.

    Ustedes piensen de mí lo que quieran, pero sinceramente, puesto a elegir, entre Manzanero y Silvio, me quedo con Manzanero.

    Como tantos de mi generación, fui uno de los ilusos engañados por Silvio cuando estuvo proscrito. Confié demasiado en sus versos y su guitarra. Creí que su voz era la de uno de nosotros. Me defraudó cuando vendió su alma al diablo. No obstante, sus canciones, siguen siendo parte de mi nostalgia.

    Tengo varios CD con canciones de Silvio Rodríguez. Las que más me gustan no son panfletarias. Pero ya escucho poco a Silvio. Si de cantautores se trata, prefiero escuchar a Dylan, Serrat, Sabina, James Taylor, Leonard Cohen, Cat Stevens, John Prine. Y también, por qué no, a Armando Manzanero. Especialmente si llueve en la tarde y está por llegar el otoño.

    Manzanero nunca nos defraudó ni nos falló a la hora de ambientar un romance. Cantando simple, sin complicaciones poéticas, pero sincero, a lo que en definitiva es lo más importante: el amor

  21. raulizquierdo2009
    28 diciembre, 2020 a las 8:08 PM

    No todo esta perdido

  22. raulizquierdo2009
    28 diciembre, 2020 a las 2:14 PM
  23. Luis Miguel Reynalt
    28 diciembre, 2020 a las 11:46 AM

    Gusanote
    28 diciembre, 2020 a las 11:01 AM
    Ha muerto Manzanero a los 85 años. Cuanto no aprendimos con nuestra noviecita de esquina oyéndolo estaba ahi
    dios lo tenga junto a si.
    Que canciones! !!!!
    Gracias Armando por haber existido
    ================
    Efectivamente Gusanote, se ha ido uno de los grandes. Como me recuerdo de aquella juventud, donde todo parecía distinto, mas bonito, mejor. Aquellos bailes a flor de piel con la melodía de fondo “Somos novios”, “Contigo aprendi”, “Esta tarde vi llover”…en aquellos guateques de los años 50, cuando todavía el maldito comunismo no se había robado aquella prospera Cuba, donde todo el mundo parecía ser feliz.
    Descanse en paz maestro Armando Manzanero.

  24. Gusanote
    28 diciembre, 2020 a las 11:07 AM

    Menos mal que tu. ” puedo irme mañana mismo de este mundo tuvo el lapso extemporal de 85 años para irte

  25. Gusanote
    28 diciembre, 2020 a las 11:01 AM

    Ha muerto Manzanero a los 85 años. Cuanto no aprendimos con nuestra noviecita de esquina oyéndolo estaba ahi
    dios lo tenga junto a si.

    Que canciones! !!!!
    Gracias Armando por haber existido

  26. Luis Miguel Reynalt
    28 diciembre, 2020 a las 10:38 AM

    Una conversación entre locos:
    – Mi esposa me engaña con un operario.
    Le preguntan los otros:
    ¿Como tu lo sabes?
    Porque al llegar a casa me encuentro ladrillos y sacos de cemento debajo de la cama.
    Habla el segundo orate:
    Pues la mía me engaña con un carpintero.
    Como usted lo sabe?
    Por qué siempre me encuentro la sierra debajo de la cama.
    Habla el tercer loco:
    Pues mi mujer me engaña con un caballo
    Eso si que es bien raro ¿Cómo tú lo sabes?
    Porque todas las noches me encuentro el jinete debajo de la cama.

Comment pages
1 4 5 6
  1. 16 enero, 2021 a las 2:36 PM
  2. 28 diciembre, 2020 a las 12:43 PM
Los comentarios están cerrados.
A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: