Archivo

Archive for mayo 2018

Lo que llena la plaza

por iyamiami

“Erase una vez una Isla, que despues de sesenta anios de hambre de su pueblo y mucho mas, todavia su pueblo trabajador llenaba la Plaza desfilando adocenado, legitimando el oprobio y aceptando el yugo, aun sin rica paja ni ancha avena !”
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Cuando hace un par de dias tuve un encontronazo con una periodista castrista, me despedi de ella, sin ironia alguna, agradeciendole por mostrarme sin proponerselo su propia experiencia del mundo.

Ella contesto tratando de ironizar y degradar a nuestro blog, como hizo desde el comienzo, primero con la trillada, poco original y siempre previsible obviedad de hacerlo con el nombre del blog, luego simplemente criticando un blog imaginado por ella,  basado en su imagen del blog real.

No entendio a que me referia. Yo tambien le habia mostrado mi propia experiencia del mundo a lo largo de la discusion, pero a diferencia de mi, ella, en lugar de intentar percibir la experiencia ajena, trato de crearse a si misma una imagen diferente de la que tenia delante, que correspondiera y se ajustara a sus ideas preconcebidas y sembradas desde su infancia, acerca de lo que debe ser “el enemigo”.

Asi pues, la primera experiencia suya del mundo que mostro, fue la incapacidad aprendida para deshacerse de la imagen del enemigo al enfrentarse con opiniones diferentes a la suya y de esa incapacidad lleno el resto de su conversacion.

Su segunda experiencia del mundo la expreso al preguntar candidamente para que necesitaba yo la opinion de ella, teniendo tantas personas alrededor opinando como yo en el blog, es decir, cuando todos alrededor tienen una opinion igual, no hay por que escuchar opiniones diferentes.

Tras apenas unas pocas frases cruzadas, la joven en lugar de argumentar contra mis afirmaciones, responder a mis preguntas y leer, evaluar y comentar libremente la informacion que puse en sus manos, empleo su tiempo en afirmar que yo” trabajaba para la Fundacion Cubanoamericana y la USAID, era un ignorante, y el blog no tenia sustancia”, esto sin haber leido un solo articulo como ella misma reconocio, ni saber mi grado de innstruccion y siendo ella una empleada con un salario de un gobierno que, ademas,  le regalaba el acceso internacional a internet, mientras restringia deliberadamente dicho acceso a la mayoria de la poblacion cubana.

La tercera experiencia del mundo que mostro fue el concepto, tambien sembrado desde su infancia, de que el fin justifica los medios, por lo que no tuvo reparos en mentir insinuando que esa vision de Cuba que yo tenia era falsa. Le pedi decir entonces, si asi era, que nos dijera cuanto ganaba al mes y cuanto pagaba por internet. Primero dijo que estaba desactualizado sobre Cuba, yo era viejo y me habia ido hace mucho (todo esto sin saber mi edad ni cuando me fui).

Al explicarle que vivi en Cuba mas decadas de las que ella tenia de vida y que tenia contacto con cubanos recien llegados a diario, la respuesta fue usar la trillada tecnica de evasion consistente en declarar al oponente agotado, desesperado, perdiendo los estribos, etc. es decir, atribuyendo al oponente lo que experimentaba ella misma, que era la acorralada ante una pregunta que, si respondia sin mentir, la dejaba en evidencia.

En fin, esto es lo que llena la plaza, esta vision del mundo en que nada existe fuera del dogma aprendido y el discurso autorizado, donde si alguien tiene una opinion diferente no solo no es necesario escucharla, sino que esa persona carece de valores intelectuales, humanos y morales,  una vision del mundo en la que la doble moral es la unica moral, la unica aprendida y practicada y donde informarse es una actividad arriesgada, porque informarse puede desbaratar el espacio seguro dentro de esa vision estereotipada y totalmente ilusoria de la realidad, desestabilizando las emociones al no haberse atrevido nunca a tener emociones propias diferentes, sino solo las politicamente autorizadas.

Llena la plaza un estado de negacion perpetua al que Bonet Canizares dedico un post en este blog, el cual regale a la periodista que no encontraba sustancia en nuestras paginas y al que estoy seguro de que borro sin leer.

Eso llena la plaza. Cada pueblo tiene el gobierno que merece, muy cierto. Tambien cada gobierno llena sus plazas con el tipo de ciudadano que merece.