Archivo

Archive for 13 noviembre 2015

El Futuro Que No Fue

13 noviembre, 2015 1.251 comentarios

Por Raul Izquierdo

Cuantas veces imagine con ingenio e ingenuidad, en aquel pasado prometedor de mi infancia, hace mucho tiempo, que este tiempo presente que vivimos, seria mejor y muy diferente a como esta siendo !
Cuantas veces anhele y desee, en aquel pais que perdimos, que mucho tiempo despues, no tuvieramos que vivir lamentando los errores y este reves que vivimos !
Cuantas veces vencio la ingenuidad al ingenio, el pesimismo al genio, la nostalgia a la esperanza y el no ser, al ser, debiendo ser al reves !
Naci al finalizar los cuarenta, en los albores de aquella decada prodigiosa de postguerra, en los anios cincuenta, con sus adelantos y comodidades, ya en democracia, bajo una Constitucion moderna, sabia e incluyente, en Cuba, esa Isla tierna y eterna, amada y disputada por muchos que no la amaron, hoy tan cercana y lejana a la vez, pero igual de bella, una Isla Republica, entonces prospera, promisoria, plural, multicultural, multietnica, donde la coexistencia de razas y clases, sumaba vectores y valores en pos de un desarrollo sostenible, donde la ley primera, era el culto a la dignidad plena del hombre, donde la libertad permitia estabilidad, la estabilidad esperanza, la esperanza oportunidad, la oportunidad crecimiento, el crecimiento felicidad, la felicidad civilidad, la civilidad paz, la paz virtud y la virtud justicia.
Viviamos encarrilados en un ascenso socioeconomico, que parecia imparable e irreversible, donde todo fluia y elevaba el nivel de vida, donde se fomentaba una solida clase media mayoritaria, emprendedora, imaginativa, audaz, esforzada, pujante, consciente, ajenos a los tiempos grises que se nos avecinaban y sin valorar demasiado aquello que nos parecia tan normal, aquel pais con niveles de bienestar y un PIB solo comparables con paises industrializados, mucho mas desarrollados y grandes que una Isla del Mar Caribe, casi perdida en el mapa, pero que se hacia sentir y se hacia conocer, cuyo Tesoro era su gente, su clima, su agricultura y su posicion geografica centriodal en la Americas, como llave del Golfo de Mexico y punto de obligado transito o escala entre dos Mundos.
Quiza aun hoy no somos conscientes del pais que tuvimos, salvo la nostalgia y el pesar por haberlo perdido, haberlo dejado perder, haberlo permitido, no haberlo sabido defender, no haberlo podido preveer, quiza precisamente porque estabamos confiados, concentrados e inmersos en imaginar un futuro para el cual trabajamos con denuedo y afan.
No era un pais perfecto, ninguno lo es, pero aquel, el nuestro, el que perdimos, el que quedo varado en las arenas de la desesperanza, se empinaba cada vez mas alto, con la virtud y el talento de sus mejores hijos, que buscaron siempre la excelencia y la perfeccion como Nacion, que unos malos hijos, revoltosos fascinerosos, se obsecaron en destruir hasta conseguirlo.
Veo hoy, desde este presente oscuro, muy claramente aquel futuro que no fue, cierro los ojos y puedo ver el pais que imagine, las ciudades que pense, la vida y el bienestar que tuvimos al alcance de muchos, que haciamos crecer por todos y para el bien de todos, vocacion que aprendimos y aprehendimos de los libros que estudiamos en la escuela, con maestros realmente educadores, creadores de virtud y de talent, con metodos indiscutiblemente formadores, en la Instruccion, en la Cultura, en la Etica, en la Historia y la Filosofia, en la Moral, en la Civica, en el mas profundo respeto y admiracion por nuestros Proceres, todo tan bien estructurado e interconectado, un Pais que funcionaba a pesar de algunos pocos incidentes mezquinos que mancharon temporalmente nuestro buen hacer como pueblo, sin alterar el curso de aquel futuro posible o retomando de nuevo siempre el curso de los acntecimientos, sin perder el rumbo del todo, hasta un dia en que ya no fue possible, perdimos la fe, dejamos de creer en nosotros mismos y terminamos perdiendolo todo.
Era yo entonces, un muchacho de pueblo, con afanes, despierto, avido de saber, hijo de maestros, nieto de campesinos que fueron sabios autodidactas, que con sacrificada vision y sin egoismo, dedicaron todo su esfuerzo a que sus hijos estudiaran para que un dia, no tuvieran que vivir de los sacrificios que suponia el trabajo en el campo, mis amados padres, ambos de procedencia y formacion muy similares en pueblos vecinos, (quiza por eso se enamoraron) a falta de recursos para carreras mas lucrativas y con inteligencia y motivaciones suficientes para ello, finalmente estudiaron magisterio, porque tenian becas, una solida vocacion nacida de la conviccion, por ver a sus padres, mis abuelos, aprender por si mismos a leer, escribir, a hacer cuentas y cartas, sin haber ido jamas a una escuela, sin conocer maestros de forma completamente autodicacta, (todavia recuerdo la preciosa letra de mi abuela maternal y mi asombro como escolar de que haya aprendido todo aquello sola) recuerdo que ella siempre me recitaba su poema preferido: “Nada temas, buen hijo, fe y esperanza ! Que quien sabe luchar, el triunfo alcanza. Se te cierra una puerta ? Toca en otra, pero no pierdas nunca la anoranza !”  Y estoy seguro de que asi, eran felices, mis abuelos en su campo y mis padres siendo maestros, eran tiempos sencillos, de sanas ambiciones, en conformidad con lo alcanzado, de fe religiosa, sin maquinaciones ni pretenciones en exceso personalistas, conviccion refrendada con todo lo que vi y vivi en mi casa, que sigue siendo mi conviccion hasta hoy.
Esa abuela maternal, la de la letra linda, noble y bella ademas por dentro y afuera, acostumbraba a leer todo lo que podia y caia en sus manos, avida de saber, de toda mi familia era la de mentalidad mas abierta y avanzada, cualidad que heredaria mi madre, “genio y figura” y recuerdo bien, que durante las vacaciones de colegio, mis padres me mandaban a “La Vega” como minimo un mes y a veces mas, hoy entiendo que con fines didacticos, a lo que le debo mucho de lo que soy, porque mi santo abuelo me levantaba temprano, a los quehaceres propios del campo, aunque yo no fuera de gran ayuda por mi edad, pero para que aprendiera el valor de las cosas, asi ayudaba en mudar los animales, ordeniar las vacas, enyugar los bueyes, apretar las cinchas a los caballos, ir con la pipa tirada por bueyes al rio a por el agua, luego repasar el Tabaco, llenarme todo de meluza, guataquear, deshijar, desbotonar y asi hasta cortar y ensartar el Tabaco en los tendales para el secado y curado en gavillas previo a la escogida en aquellas casas “casotas” de Tabaco tan tipicas de “vueltabajo” y aunque no me daban demasiado fuete, yo sentia que hacia mucho, que de algo les servia y como terminaba cansado y orgulloso de ser util a mis abuelos, que eran hechos de pan, ellos me elogiaban el trabajo, quiza por encima de lo merecido, creo que como parte de aquella educacion elemental.
Habian dos trabajos que eran mios a pulso, que fueron mi primer contacto con lo que podriamos llamar Arquitectura, mi futura profesion, uno consistia en pintarle todo el exterior de la casa a mi abuela con lechada de cal, blanca al natural o con unos polvos colorantes disueltos, que el blancor de la cal viva, puesta a mecerar, atenuaba hasta hacerlos apastelados, colores alegres, tipicos de las casas campesinas cubanas. El otro trabajo consistia en hacer el excusado o letrina, primero el hueco a coa y pala y luego con la madera que ya mi abuelo habia dispuesto, hincar los horcones en la arcilla, colocar y fijar como retencion los durmientes, atrancar arriba con las riostras o arriostres, techar y entablar el cerramiento y la puerta, previa colocacion del “cagadero” de cemento sobresaliendo de los bordes del hueco, el que era a dos niveles como era tipicamente habitual  para grandes y para chicos. Estas letrinas, que hacia anualmente en cada una de mis “vacaciones” puede decirse que fueron mi primera aproxmacion a la Arquitectura, mi actual profesion, quiza a instancias o por premonicon de aquella abuela y mis primeras creaciones o edificaciones, arquitectonicamente hablando y como tardaba dias en ello, esto fue entre los ocho y once anios, esmerandome y perfeccionandolas, mi abuela siempre me decia: “Cuando seas Arquitecto acuerdate que tus primeras edificaciones fueron  los “excusados” de tus abuelos” y yo me preguntaba… Como ella sabia lo que yo iba a ser ?  Si yo mismo no tenia ni idea entonces de lo que era Arquitectura y me asombraba de que ella, sin haber ido a la escuela, lo supiera.
Recuerdo que cuando llovia a cantaros se hacian unos surcos en los caminos por las corrientes y yo tenia por costumbre (quiza vocacional subconsciente) salir al aguacero a chapuletear y jugar haciendo diques, represas o construcciones de arcilla y madera, acarreando palitos y guines con mi carretica de juguete tirade por mi “yunta de bueyes” la que consistia en un palito que hacia de yugo y dos botellas de vidrio verde, de aquellas de “luz brillante” o kerosene, atadas con cordeles al yugo, yo tenia mis juguetes en el pueblo, pero alli jugaba con lo mismo que mis primos campesinos, nada de ostentacones, no me los dejaban llevar, entonces mi abuela salia y me decia cuando veia lo que hacia: “Tu vas a ser algun dia, Ingeniero o Arquitecto, acuerdate de lo que te dice tu abuela” Y asi ha sido.
El primero de Enero de 1959 yo estaba en “la vega” tras el fin de anio, al dia siguiente, habia una “junta de cobija” estaban citados temprano los vecinos y como era habitual, la junta era una fiesta, habia chiringuito de aguardiente con limon y hielo traido del pueblo en una piedra que se raspaba y luego era conservada en un hueco en la tierra relleno con serrin del aserradero, se preparaba una lechona “otra” para asar y mi abuela dentro, con tacos de Encino, en el fogon de lenia de la cocina, hacia el arroz, los frijoles y la yucca, todo fresco y organico, de la tierra y de alli mismo, sacado del campo un rato antes, recien la noche anterior habiamos celebrado con mis padres, abuelos y parientes la noche vieja y habian quedado unos bunuelos, queso patagras y dulces de cascos de naranja y guayaba, caseros, que para no perderlos, sumamos a la cumbancha de la cobija en la suculenta comida que se acostumbraba a dar a los “voluntarios” vecinos, cosa que luego se repetia en rotacon con otros, a donde todos iban cuando tocaba, siempre al final del caballete, habia una session de punto guajiro y repentismo, por eso cuando ya casi lo alcanzaban, cantaban desde alla arriba, una cancioncita pegajosa, con una unica frase repetida que decia asi: “Venga guano caballeros, venga guano…que tamo en el caballete y hay que acabal temprano”
Todos nos acostamos aquella noche como para esperar un dia mas, el primero de 1959, sin sospechar siquiera de lo que nos ibamos a enterar al amanecer, pero como no habia television ni prensa, solo se disponia del radio de pilas de mi abuelo y ya por comenzar la cobija, tomando el café y encendiendo un Tabaco de su propia “fuma” y cosecha, torcido a mano, una tagarnina enorme con forma de huzo, o quimbumbia, cuando intentaba poner musica para alegrar a la improvisada cooperativa, se escucho con estupor y silencio la noticia de ultima hora, que era mas bien la de primera hora, es decir, que Batista, el mismisimo Fulgencio Batista y Zaldivar, se habia “ido” desertando del gobierno con algunos de sus Generales y allegados y dejado el camino libre a los rebeldes barbudos de los hermanos Castro .
Ese fue el principio del fin, ahi comenzo a deshacerse todo aquel futuro que pudo ser y que al final no fue. Desde aquellos mismos primeros dias, apresaron, torturaron, fusilaron y comenzaron a desmontar todo el andamiaje instituconal del pais y toda su estructura, comenzando un periodo nefasto que dura ya por mas de cinco decadas y media, sumidos en afrentas y oprobios, de cuyas redes parece que no podamos salir.
Lo demas es lo ya vivido, conocido por todos, al menos por todos los que entonces ya teniamos la edad suficiente para entender que algo malo estaba pasando, aunque no la capacidad total para saber lo que seria el futuro, me llamo la atencion que siendo campesinos aparceros, que trabajaban las tierras de otros con derecho a explotarlas, comerciar el Tabaco, sembrar, alimentarse y vivir alli, dando una parte de las cosechas a los propietarios, que jamas iban por alli, todos sin excepcion lejos de alegrarse, se quedaron serios, preocupados y hasta hubo alguno que ya desde ese dia tan temprano llego a decir que Fidel era un delincuente, asesino y comunista, alli al menos no hubo la algarabia que vimos despues en los dias sucesivos, algarabia efimera e ilusoria, que se fue apagando y tornando en rabia porque a partir de aquel presente, hoy ya pasado, comenzamos a perder el pais que tuvimos y con el, el futuro que no fue.
Desde la otra orilla que ganamos con ejemplo, veo a Miami hoy, parafraseo con no poca ironia a Guillen, “me veo y toco y me pregunto…Como ha podido ser ?” Imagino asi como seria La Habana que no pudo ser, como hubiera volado de alto la Isla cuyo ala no pudo volar, como hubiera seguido siendo la Nacion que se extinguio, como estaria de bien aquel pueblo que zozobro y que perdiendo las esperanzas o quiza sin perderlas del todo, se marcho al exilio, para recomenzar de nuevo su futuro hasta hacerlo renacer de sus cenizas como el “Ave Fenix” mitologica ? Un futuro que aunque si pudo ser mientras hubo decoro, hoy se trastoca a falta de veste en otro no ser, desde un Pais de acogida que fue tambien el nuestro hasta hoy y que se pierde como aquel otro quiza tambien hoy, donde todo esta siendo al reves de como imaginamos, incluso de como lo Constituyeron sus Proceres Fundadores, un pais que pesimamente guiado, se debate por salir de la sima del agujero negro que lo absorbe, hacia un futuro inverso y hacia abajo, a falta del que pudo seguir siendo y posiblemente no sera ya jamas !