Archivo

Archive for 24 julio 2013

De Ineptocracia a JetSet…la obvia transición de la élite castrista.

24 julio, 2013 780 comentarios

Por Rodolfo Monteblanco

castro juega golf
Dos términos que sociologicamente se complementan han surgido en el escenario politico de los últimos años. Ellos son la “Vándalocracia” traducido de su original en ingles (Thugcracy) y la “Ineptocracia”.
Se complementan en un ciclo, porque generalmente para apoderarse de un país, los disímiles grupos asociados de vándalos que secuestran los procesos políticos conducen y sitúan en posiciones claves del estado a un grupo de ineptos que responde a sus intereses y crea el caótico camino hacia el llamado socialismo que garantiza su permanencia vitalicia en el poder. Es un proceso que puede ser identificado claramente
 por la senda original violenta y represiva (Cuba, 1959) o la democrática de conciencia social  manipulada de los improductivos (USA, actual).
Tanto una como otra senda crean un producto humano que es innegable y no requiere gran profundidad de análisis para identificarlo: el dependiente congénito.
A la Ineptocracia se le asigna la tarea de inculcar en el cerebro del mencionado y masificado especimen  la idea del sacrificio necesario y precisa que interiorice el concepto de que su comportamiento es naturalmente “humano” para maquillar al endeble, al necio, al corrupto, al mentiroso, al fracasado, al fraudulento, y desterrar de la raza humana al héroe, al pensador, al productor, al inventor, al fuerte, al decidido, al puro, como si “sentir” fuese humano, pero “pensar” no; como si fracasar fuese humano, pero tener éxito no lo fuera.

castro magnate

 

Pero tanto los vándalos como los ineptos que componen la élite del poder en Cuba han comprendido que necesitan desesperadamente transformar su actual imagen de vándalo-ineptos de ruta violenta hacia el estadio superior de vándalo-ineptos falsamente democráticos. Fuerzas mayores de vándalo-ineptos de potencias planetarias se lo exigen como requisito para ser admitidos en el círculo del gran movimiento hacia el caos mundial, en

cuya práctica la ineptocracia cubana tiene credenciales insuperables. Y ese será el momento de la transformación, del cambio del que tantos hablan hoy, mesmerizados dentro de su propia “humanidad”. Los vándalos se entronizarán en el nuevo estadío no a base de fusiles (que no abandonarán, por si acaso)

sino a base de millones de dólares, de posesiones, de control de mercados y producciones mientras la ineptocracia será utilizada para sancionar y legalizar las acciones requeridas a cambio de su inclusión en los círculos del dinero, la moda y el placer.
 Y podemos estar plenamente seguros que mientras el sector de la población manipulado por vándalo-ineptos sea mayoría absoluta y silenciosa con respecto al de los pensadores manifiestos y productores, ese proceso será indetenible.
aaaaaaaaaaa

La Ley de Murphy. Un post suave y bajito e’sal

5 julio, 2013 650 comentarios

Por Rodolfo Monteblanco

Ley-Murphy-vaca mejor

Lo primero que hay que aclarar sobre este interesante tema cuya mención es para casi todos algo cotidiano, consiste en que la famosa Ley de Murphy ni es propiamente una Ley, ni el tal Murphy la enunció jamás como tal.
Es un adagio, un epigrama, que se ha hecho común en su forma más popular, desprendida de la expresión dícese que original en inglés, estableciendo algo así como:
“Lo que pueda salir mal, saldrá mal”
Pero a todas estas, quién era Murphy y de dónde salió toda esta historia?
Edward Murphy no era un filósofo, sociólogo, ni nada por el estilo. Era un ingeniero que trabajaba en el campo de pruebas de la base Edwards de la Fuerza Aérea en California y a finales de los años 40 y principios de los 50 del pasado siglo dirigía un programa de pruebas de frenos hidraúlicos en reactores y arneses para pilotos militares. En el campo de pruebas de dicha base, sede del programa, se probaban los dispositivos con maniquíes (test dummies), pero llegó el momento de hacerlo con un humano. Se le colocaron los arneses y los sensores de medir el efecto de la gravedad a un piloto, se hizo la prueba y las lecturas de los sensores daban cero, lo cual era fisicamente imposible. Entonces Murphy personalmente revisó toda la instalación y vió que uno de sus auxiliares había colocado los sensores al revés y como parece que el tipo era un comemierda consumado, Murphy dijo encabronado delante de todo el mundo:
“If that guy has any way of making a mistake, he will.”
Es decir que textualmente se refería a un anormalón que siempre la estaba cagando.
Lo que pasa es que algún tiempo después del hecho, en conferencias públicas y textos de John Stapp, un coronel médico y vocero de la Fuerza Aérea para programas experimentales , el asunto por referencia a ciertos programas y resultados fue mencionado y generalizado en la forma que conocemos y expresado como “Ley de Murphy”.
Hay una gran lista de variantes, postulados y corolarios de esta Ley que han sido expresados por cuanto sociólogo, filósofo y guanajo se les pueda ocurrir. Así surgen derivaciones tales como:
-“La tostada siempre cae por el lado de la mantequilla”
-“Cuando necesites abrir una puerta con la única mano libre, la llave estará en el bolsillo opuesto.”
 -“La cola que elijas siempre será la mas lenta”
“Siempre que se produzca un ruido por el que parezca que Ud. se ha tirado un peo, será imposible repetirlo para demostrar su inocencia.”
Y así, hay cientos de ellas y cada profesión tiene las suyas.
Pero caballeros, como se ha cumplido esa Ley o lo que sea en Cuba desde 1959!
De verdad que aplicada en su forma generalizada de “lo que pueda salir mal, saldrá mal”, no hay algo que ese proceso surrealista haya intentado para parecer que gobierna y administra al país que le haya salido bien. Y en la forma original del Murphy encabronado, relativa a un tipo barbudo incompetente que ha estado mas de medio siglo donde no debe estar…bueno, si existe una manera de equivocarse para que algo no beneficie a su propio pueblo, lo ha hecho y lo hará invariablemente. Claro, yo sé que hay un par de cosas que ha hecho muy bien. Vacilarle el dinero  a los “paises amigos” sin pagarle una deuda a nadie y mantenerse en el poder a costillas de otros. Pero es que para ese incompetente gobernante, matrero manipulador  y su claque, cuando se trata de su beneficio personal y su absolutismo en el poder, no hay Ley que valga. Ni la de Murphy. Esas han valido, valen y seguirán valiendo solamente para los demás cubanos mientras se mantengan acogotados, sobreviviendo y creyendo en los pajaritos de colores. Mientras tanto, se las aplican todas, incluida otra famosa ley de larga tradición castrista. Esa por supuesto la andan maquillando con nombretes nuevos, buenos para crédulos, apáticos y oportunistas y  que los deje seguir en la cumbancha tropical mientras vivan… la Ley del Embudo!