Archivo

Archive for 16 diciembre 2012

Breve mirada politicamente incorrecta al nuevo reformismo criollo.

16 diciembre, 2012 312 comentarios

Por Rodolfo Monteblanco

 
1e0ca486fbce0d6b83ce5f3d3fb007b3_XL
Yo sé que ponerse a hacer referencias y citas históricas puede parecerle a muchos una pesadez. Y caer pesado es la peor mancha en el expediente personal de un cubano. Pero en la vida hay que arriesgarse si uno cree en lo que piensa y viceversa.
La espiral de la vida de una nación pasa por la misma proyección vertical muchas veces y al final estamos debatiendo un asunto que fue dilucidado en el pasado por gente mucho mas brillante, mas apasionada y mas dedicada que nosotros. Y no aprendemos de ello.
Se quiere camouflagear de mil maneras, llamar por nombres exóticos y en fin escamotear la verdad en el proceso actual cubano cuando lo que está planteado, con cualquiera de las variantes que quieran meterle al referido ajiaco, es un reformismo mondo y lirondo. Al descaro. Y lo vemos soportado por muchos cubanos bajo diferentes etiquetas, pero todas baratas, por brillantes que pretendan ser.
José Martí fue un enconado enemigo del reformismo de su época, que en definitiva se planteaba lidereado por Saco, lo mismo que se plantea hoy para Cuba. Si sustituimos en la ecuación al colonialismo español por el régimen de sus pichones de Birán, vemos que la situación del esclavo pueblo cubano es la misma. Bueno, mucho peor porque para el colonialista si te hacias rico mejor, si te ibas no te quitaba nada y ya eras español sin tener que hacer cola en el Consulado ni meter paquetes sobre un inexistente abuelo de Logroño.
Y es que Martí estaba muy claro de que el camino para lograr el bienestar del pueblo y su identidad como nación exigía los siguientes pasos y en ese orden:
1.       Independencia política
2.       Independencia mental.
3.       Independencia económica.
Por ello luchó toda su vida y la entregó, totalmente convencido.
Ahora los nuevos reformistas, aquellos que aún dicen defender la causa final de la libertad nacional, hablan de invertir completamente ese camino. Lo mismo decían los reformistas de Saco.  Hoy esos nuevos reformistas, unos solapados defensores del status actual en las dos orillas y otros erroneamente convencidos de que el reformismo llevará a la paulatina libertad, defienden la inversión del proceso que ya mostró hace 120 años que era el que lograba el objetivo. Las épocas han cambiado. Los escenarios de confrontación, sus formas y las acciones también. Pero el principio es y debe ser el mismo.
Veamos que piensa un cubano de adentro, sin “doble fondo” sobre ese proceso de reformas:
…”Con tantas naves quemadas y tanto terreno que nos han minado, que no me hablen de transiciones. ¿A qué? ¿Al peor y más salvaje de los capitalismos, el de Estado y Partido Único, sin derecho a nada que vaya mas allá de los timbiriches y las vendutas? ¿A una democracia putineska y putinera, administrada por corruptos, segurosos, chivatos, simuladores, payasos, timadores y sinvergüenzas? Porque, ustedes me perdonan, pero eso es lo que veo venir…¿Hay que conformarse con que el infierno nos lo transformen en un purgatorio un poquito –solo un poquito- más civilizado y encima de eso mostrarse agradecidos y felices? Yo no puedo…” (sic.)
 
El texto anterior, del hoy altamente controvertido y atacado Luis Cino, es irrefutable porque es lo que está viviendo en Cuba y lo que de seguro ofrece ese camino.
Para nadie es un secreto que existe una floreciente, millonaria “industria” en la dos orillas del Estrecho que rapiña y se asienta sobre la miseria del isleño y el sentimiento y la solidaridad del que vive fuera, exiliado ó emigrado. Para esta industria la situación actual y el embarajado  reformismo los colocan en una situación de ganar/ganar. Si progresa lo que Cino y muchos avizoran, mejor para ellos, la escala del business sube y se amplía, se diversifica. Si todo se mantiene igual, agarrotado, siguen arañando como hasta ahora. Obviamente, todos los envueltos en esa industria de timadores y sinvergüenzas defienden a capa y espada esa posición. Lo que no les conviene es el otro camino, el martiano, que implica que el cambio politico tiene que ser el primero, impulsado por un pueblo de mayoritaria voluntad.
Intentar convencer a los que piensan un poco por si mismos de que esas reformas supuestas llevarán a la libertad final por el camino inverso, es un crimen contra la nación. Creerlo, es una simpleza sin antecedente histórico.
139_elpin2

Exiliados ó emigrados? El ajiaco nacional y el copón divino.

10 diciembre, 2012 121 comentarios

Por Rodolfo Monteblanco

276EED2A-DFED-408C-B844-FC0A7ABDF89E_w640_r1_s_cx0_cy4_cw0

Dicen un montón de estudiosos, etnógrafos y sociólogos que el ajiaco es la representación mas genuina de la cubanidad. Hasta la insigne Nitza Villapol, que ha marcado hitos en la historia culinaria cubana por creaciones como el picadillo de plátano burro, el biftec de cáscara de toronja, la croqueta de aire y otras genialidades para embarajar la brisa que ha pasado el pueblo cubano durante 50 abriles, declaró en una entrevista que el ajiaco se convirtió en paradigma nacional cuando se le dejó de echar garbanzos, lo cual era un símbolo del colonialismo español.
Siempre he sentido curiosidad por el tema y cada vez que le pregunto a alguna cubana sobre la receta, cada una me dice algo diferente, le añaden un componente, se lo quitan, se fajan entre ellas y en definitiva resulta que al final es un sopón donde cabe todo lo que te de la gana de echarle y si lo vuelves colonialista, mejor, con chorizo, lacón, nabos…y garbanzos.
Claro, que la verdadera única e irrenunciable  emancipación (en moneda nacional) fue la conversión  del ajiaco en caldosa cederista, exaltada cuando se garantiza el éxito revolucionario vecinal de conseguir una cabeza de puerco para la olla aguada. Y no se te vaya a ocurrir preguntar donde fue a parar la otra parte del cochino, que eso es contrarrevolución, preguntar está orientado por la SINA y eres un mercenario…, vaya!
Por eso me niego a extenderme sobre la caldosa y como anticastrista de pura cepa, sigo con el ajiaco del paradigma.
Hace cuatro años en Yahoo alguien propuso una encuesta a la pregunta de cual era la diferencia entre exiliado y emigrado. Si se leen todas las respuestas y participaciones en 4 años (todavia siguen comentando hasta esta semana) el único guirigay que se arma en esa encuesta a nivel mundial es con los cubanos. Hace cuatro años el tipo de la encuesta concluyó que la definición mas apropiada era la siguiente:
 “El emigrante se va de su país obligado por razones generalmente económicas. El exiliado lo suele hacer por razones políticas y pide la protección del estado al que se va”.
Como al pedir esa protección se supone que tenga problemas y la seguridad de la persona esté en peligro si regresa al país de origen…con ese debate se vuelve a formar la bronca en la encuesta de opinión, donde casi se concluye que la lógica que aplica para el mundo entero, no aplica para Cuba, se opina que los cubanos son unos descarados y la culpa es de los americanos (esto porque es una encuesta internacional, si fuera nacional era por el bloqueo).
Este ajiaco, de receta conceptual deslizante se repite hasta el infinito con cualquier asunto cubano. Sacar a nuestra nación de toda lógica ha sido tal vez la única tarea en que el régimen cubano ha sido efectivo. El futuro de la nación por lo tanto es un conjunto aleatorio, un ajiaco estocástico donde cada uno mete la variable que le da la gana y le da el valor que quiere, mientras que el tiempo sigue pasando sin que nadie pueda evitarlo ni evitar que los mismos chefs sigan con el cucharón revolviendo la olla. Hasta que la única, la verdadera solución donde millones de “palmaos” isleños decidan terminar y jamarse el ajiaco nacional, sin cuentos de camino, sin historias de bloqueo, sin llantenes de reconciliación, sin turistas americanos, sin inversiones saladriguistas, sin creerse el cuento de que van a mejorar algún día. Al duro y sin guante, nada mas que llamando las cosas por su nombre, como hace hoy una mínima minoría. O el ajiaco va a seguir en esa olla nacional que solo pueden revolver los mismos de siempre.