Archivo

Archive for 27 agosto 2012

Peleas de putas

27 agosto, 2012 90 comentarios

Por Freud

 

 

 

 

 

Comenzó la rebatiña entre los millonarios de la nomenclatura y los millonarios del “exilio rojo”.
Los hijitos de la nomenclatura están desde hace rato “colocando” sus capitales en diferentes “nichos del mercado” que como es lógico tienen que ver con lo que más ellos saben hacer: esquilmar a Cuba y los cubanos. Ya el hijo mayor de Ramiro Valdés hace rato esta por USA bien atareado en invertir todos los millones de la familia, y con un perfil bien bajo por cierto. No con un perfil tan bajo pero si con similar cantidad de millones anda la hija de Ricardo Alarcón viajando por todo USA y comprando propiedades. Otros hijos de la elite andan por Europa y sur América en los mismos menesteres….. Está bien que vayan a Rusia, Europa, Suramérica a comprar negocios…….. pero……… a Miami!!!!!!!……….. A Miami no, gritan los multimillonarios del exilio rojo  y testaferros de la industria de viajes a Cuba.
Estos multimillonarios rojos han tenido que traicionar y mentir y adular y sabe Dios cuantas inmoralidades más para poder conseguir levantar su negocito de esquilmar cubanos para que ahora vengan los hijitos de papa a joderle el monopolio.
La rebatiña por las prebendas comerciales comenzó ya. Y parece que comenzó en el lugar menos esperado…. en Miami, lugar que Leznic, Aruca y el Munne consideraban su coto exclusivo de enriquecimiento “revolucionario”.
El articulo a continuación fue escrito hace rato por Pedro Gonzales Munne, uno de los “perjudicados” del exilio rojo y tarugo oficial del clan aruca en Miami:

“”El Exilio Dorado

Ioyandro es uno de los cientos de jóvenes cubanos recién llegados de la isla, los cuales aparentemente aterrizaron con un “paraguas de oro” en Miami. Aquí, en su flamante oficina de Hialeah Gardens, dos elegantes muchachas cubanas uniformadas -con la típica mirada cálida de las educadas en Cuba-, se ocupan de varios clientes haciendo las diferentes gestiones para enviar dinero, paquetes o sacar pasajes por los chárteres a La Habana y cuatro ciudades cubanas.

No veo por ninguna parte un permiso federal para estos trámites -como exige la ley federal norteamericana- y pregunto: “¿Cuándo les dieron la licencia?”, e inmediatamente se levanta y susurra: “Trabajo con la de una amiga, hasta que me llegue la mía” -y sonríe- “tu sabes…”. Nos encaminamos al parqueo del pequeño centro comercial, donde en una cafetería latina encontramos la inefable ventanita donde venden el mejunje caliente y dulzón de café mezclado con frijol, al cual califican aquí de café cubano.

Él es de la llamada generación “Y”, los cuales tienen nombres con “y” griega o inventados, símbolo de los nacidos o educados durante la época del Período Especial en la Cuba de los noventa, creciendo en una época difícil dentro de la sociedad cubana, con el descenso de los niveles de alimentación y educación, afectando el nivel de vida del cubano, el desarrollo mental de estos jóvenes y su disciplina social, ante el crecimiento brutal del mercado negro, la prostitución y la violencia callejera.

“A nosotros no nos ha ido mal” -me dice recostado a su flamante Cadillac Escalade, un SUV cuyo precio supera en la Florida los $60,000 dólares, aún sin los plateados “rims” -llantas- y los neumáticos extra medida.

De veras, no les ha ido mal, no les fué en Cuba a él y su familia, pues sus padres -hoy retirados- pertenecían a la burocracia estatal, lo cual les permitía viajes frecuentes al extranjero, automóvil y combustible pagados por el Estado, así como los beneficios de tener acceso a recursos en sus empresas, garantía de un nivel de vida muy por encima del promedio cubano y una casa-finca en las cercanías de la Ciudad de la Habana.

Pero Ioyandro, como todos otros cientos de cubanos de Miami descendientes o familiares de miembros de la nomenclatura del aparato burocrático cubano o potentados del mercado negro, no están en los Estados Unidos por motivos políticos, o las oportunidades económicas de un país desarrollado para los inmigrantes: ellos han venido con el fin de administrar e invertir los millones de dólares provenientes de Cuba, enviados para engrosar las cuentas bancarias de los familiares de esos “macetas” -los nuevos potentados de la sociedad cubana.

Ante los anuncios de cambios y reformas del Gobierno cubano, una de las medidas importantes será la integración de las dos monedas circulantes en el país, o sea el Peso (hoy cambiado entre $24 y $27 por dólar) y el CUC (artificialmente pareado con el Euro), lo cual pudiera dejar de la noche a la mañana a estos mercaderes con cientos de miles de inútiles papeles en colores debajo de sus colchones.

Las transferencias de dinero se hacen ante la indiferencia cómplice de las autoridades norteamericanas, siempre más preocupadas por perseguir a las compañías buscando hacer negocios con Cuba, prohibidos por el embargo de 50 años sobre la isla, pero sin hacer mucho esfuerzo por detener quienes sin licencia federal violan abiertamente la ley en su territorio, como las operaciones ilegales en el aeropuerto de Miami, donde el tráfico de dinero y artículos robados hacia la isla es cotidiano.

Sin embargo, ¿cómo envían sus CUC los macetas a Miami? Sencillo: no lo hacen.

Agencias de viajes a la isla con licencia, las ilegales y las cadenas de traficantes, les entregan dólares en efectivo a Ioyandro y otros como él, representantes de los “macetas” cubanos y éstos, a cambio, cuando reciben por e-mail en la isla los listados, con nombres, direcciones, números de identidad y cantidades, de las personas a recibir ese dinero, las entregan con sus propios empleados, casi siempre, en menos de 24 horas.

Otro negocio lucrativo para estas personas es el control de los pasajes a Cuba en los chárteres que diariamente tienen vuelos desde Miami hasta La Habana y cuatro ciudades cubanas, pues adquieren “al por mayor” con semanas de antelación los asientos, por los cuales pagan en efectivo a esas compañías para luego revenderlos a las agencias de viaje pequeñas o a los traficantes callejeros de tickets, en un sistema similar a los tratos aprendidos en el mercado negro en la isla.

Este tráfico de millones de dólares, donde las familias pagan hasta un 26 por ciento en los Estados Unidos por los envíos de ayuda a sus seres queridos en Cuba se viene desarrollando desde hace años y es la fuente de este “exilio dorado”, lucrando abiertamente hoy en día en Miami, siendo partícipes de cuanto negocio ilegal aparece y pueda incrementar sus ganancias con productos y suministros para el siempre abierto mercado negro cubano.

A los Ioyandros y otros como él no les va mal, solamente a los esforzados emigrados que diariamente visitan su oficina en Hialeah Garden u otras como esa y tienen que pagar los precios “de garrote” -cargos excesivos impuestos por los traficantes- para mantener su contacto con los suyos o su tierra.

Otro de los beneficios del embargo norteamericano, alegremente propuesto y apoyado por los políticos de Miami, cuyo principal objetivo es incrementar el sufrimiento y la separación de la familia cubana.””

 

Hasta aquí la amarga queja-chivatazo del castrista Munne.

Pero no se piensan los hijitos de papa que los “castristas históricos” del exilio se van a quedar dados. No señor. Estos viejos castristas no por gusto han cultivado su abyecta sumisión al castrismo durante décadas. Ellos también tienen influencia, no por gusto han traicionado tan bajamente a su pueblo durante tanto tiempo. Ya sacaron sus uñitas y metieron el primer zarpazo. Las nuevas regulaciones dictadas por el régimen contra las mulas, los envíos de paquetes y remesas son en un 50% obra de las quejas y chivatazos de estos “históricos traidores”. Ya antes este mismo señor había publicado una “denuncia” contra las mulas.

Yo les voy a los hijitos de papa. Los castrofascistas históricos ya son cosas del pasado como lo fueron los fidelistas y lo serán los raulistas. La juventud se impone. Las pataletas de los Munne y compañía son solo eso, pataletas de agonizantes. Si yo fuera uno de ellos estuviera haciendo como Emilio Estefan que recogió sus cheles de la industria del disco y diversifico sus inversiones cuando se percato de que el disco era historia. Así podrían salvar los asquerosos dineritos que su traición les ha proporcionado y quizás mantenerse económicamente a flote ……. Si es que saben hacer algo mas que traicionar y adular para obtener dineros. Por eso yo le voy a los hijitos de papa, esos vienen preparados con todos los hierros para estafar al Medicare, a las compañías de seguro, instalar hidropónicos, traficar todo tipo de cosas hacia y desde Cuba y preparados para hacer negocios con sus progenitores en la isla. Además, a esos no se les puede acusar de traidores o inmorales puesto que ellos son castrofascistas y amorales genética y culturalmente.

Por eso le voy 100 cocos a los HP (hijitos de papa, no confundir), 100 cocos a los HP y pago 4 a 1………… quien va????

El pacifismo, la Paz y la solución cubana.

16 agosto, 2012 178 comentarios

Por Rodolfo Monteblanco

 
Este es un tema espinoso sobre el que se acostumbra a andar de puntillas y hablar en retórica grandilocuente. Por ello lo creo digno de intentar un acercamiento y provocar el análisis, el debate.
En el 99% de las publicaciones, blogs, comentarios y expresiones de los cubanos en los medios que leemos o escuchamos en cualquier tertulia, se ofrece todo tipo de entusiasta apoyo al pacifismo, a la lucha pacífica y a la paz entre cubanos como vía de solución al desastre perpetuo que significa el totalitarismo para la nación cubana. En realidad, como la única vía.
Es necesario recapacitar un tanto sobre esos conceptos, porque pienso que se mimetizan en la mente de mucha gente que al final no los ve como son en realidad, sino cubiertos por un metro de encaje negro o la otra cosa, que no es lo mismo. Por eso todo el mundo lo deja ahí, tranquilo.
La Paz es un estado, interior (consigo mismo) y exterior (con los demás). El pacifismo en cambio, es una ideología. La lucha por la Paz, un oxymoron.
Primero, despejemos la Paz. En ningún lugar del mundo podrá haber paz mientras exista la más mínima situación de falta de libertad.
La lucha por la Paz es en si misma una contradicción.  No se lucha por alcanzar la Paz, sino otra cosa, por ejemplo, la libertad, la justicia…
¿Que sucede  entonces  con el pacifismo, segundo y diferente aspecto, como ideología? Que es lo que ha invertido los términos y ha desembocado en una imposibilidad fáctica, conceptual y real.
Todo el movimiento de la no-violencia es un claro ejemplo de lucha, sin medios violentos, de resistencia, para obtener un fin que es distinto de la Paz: en el caso de Ghandi, la independencia, la libertad de la India; en el caso de Luther King, la igualdad, la no discriminación. En ambos casos, la justicia. En ninguno de ellos, la Paz en sí misma. De nuevo, vemos que la Paz nunca puede ser un fin en sí mismo, pues es un estado que presupone ausencia de conflicto, luego nunca puede ser el punto de partida, sino un punto de llegada al que se accede sólo y únicamente tras una lucha previa, sea esta violenta o no violenta. Por tanto el pacifismo y la lucha no-violenta no son la misma cosa. Incluso se contradicen.
Llegamos a una conclusion donde coincido con Campoy : El pacifismo como ideología es, simplemente, un imposible. A lo largo de toda la Historia los hombres han luchado por la libertad, por la justicia, por la igualdad o por cualesquiera otras causas, valores o principios, pero jamás por la Paz en sí misma.
Es decir que lo que en realidad debe existir es un movimiento social pujante. De ello hablamos en un post anterior y exploramos las tres condiciones indispensables para que se produzca, ninguna de las cuales existe en Cuba hoy.
Ese movimiento social con mayor o menor grado de lucha, con sus components no-violentos, debe tener cinco etapas de desarrollo que Lakey ha identificado:
  • Preparación cultural e identificación social.
  • Construcción de la organización que la representa
  • Confrontación con el opresor
  • No cooperación masiva, política y económica
  • Creación de Instituciones paralelas
Cada cual puede evaluar el grado de lucha no-violenta y sus componentes de acuerdo a la situación social del pais y la respuesta de los opresores. Pero ese movimiento ineludiblemente tiene que pasar por la etapa de confrontar al opresor y pasar a la total no cooperación con el mismo si aspira a triunfar. El ejemplo típico de Ghandi en la India retrata esas etapas. Y cualquiera puede buscar y encontrar las pruebas gráficas y testimoniales de la confrontación directa de Ghandi y sus seguidores con el poder colonial, así como su consecuencia de total no cooperación con el mismo. Es decir que fue una lucha no-violenta de confrontación masiva. Creo entender entonces lo que Juan Abreu ha escrito en su Blog:
…”Por el asesinato de Oswaldo Payá he leído cada cosa….entre lo peor una apología del pacifismo cubano. El pacifismo cubano. Qué decir. Está muy claro que el pacifismo cubano es el mejor aliado de la dictadura cubana. El pacifismo cubano puede definirse de la siguiente manera: te dan una patada en el culo y tú das las gracias. Te matan a un amigo y tú escribes una melopea sobre la Paz…”
Como colofón triste a estos párrafos,  podemos detenernos y observar que ha pasado  con los mas significativos luchadores pacificos de nuestra época: Ghandi, Martin Luther King, John Lennon, Oscar Romero, Chico Mendes…todos murieron asesinados.
Y en Cuba hoy, Oswaldo Payá ha muerto en extrañas condiciones. Cuando se enfrenta a los que siempre han preferido la violencia del poder y actuado en ella, la lucha no-violenta tiene que ser masiva, total, para conducir a la nación hacia la libertad y la justicia que a los violentos le es ajena y así por la fuerza de la absoluta mayoría, que reine la paz en consecuencia.

EL SILENCIO

6 agosto, 2012 120 comentarios

Por Calabacita

Durante más de 50 años se ha instaurado en nuestro país la cultura del silencio, un silencio cómplice del que participan casi todos. A golpe de instaurar primero el terror y después el endiosamiento de lideres e ideología, esto último a través de un adoctrinamiento concienzudo, garantizado por el control absoluto de la enseñanza y los medios de comunicación, han logrado que buena parte de la población haya aceptado este pacto de silencio en donde los lideres son como estatuas de mármol a los que no se les puede tocar ni con el pétalo de una flor, seres perfectos y con atributos que rozan lo sobrenatural. De la misma manera todo lo que emana del poder tiene una connotación similar, cercana a lo sagrado, y que muchas veces se identifica con la figura del líder. Este mecanismo de control, del que participa la población muchas veces con entusiasmo, es una garantía para todas las partes de que nada se moverá de sitio, cada día será como el anterior y así por siempre. Para la mayoría las cosas están mal, pero piensan que podrían estar peor si se atreven a cambiarlas. El silencio es un acto de resignación y complicidad con el poder, mientras que la idealización de lideres, y poder del sistema, ejerce la función simbólica de ofrecer una salida digna a nuestra autoestima, que además se nutre de conceptos como el llamado a mantener la  unidad nacional, la identificación de nación con Revolución o Socialismo, y un chovinismo que pretende ocultar no sólo nuestra miseria material sino, lo que es peor, espiritual.
Detrás del silencio hay siempre una apuesta por la mentira, que a la larga resulta empobrecedora como quiera que se mire. En Cuba, la ineficiencia del sistema esta, en buena medida, condicionada por la existencia de temas tabú, nada que exponga los errores y la fragilidad del poder puede salir a la luz, siempre que pensamos en esto lo  vemos desde la perspectiva represora de mantener controlada a la masa, partiendo del  control primero de la información,  y olvidamos que la otra cara de la moneda es que la ausencia, por decreto, de la voz de la oposición, que sería la lógica contrapartida del poder y obligaría a este a perfeccionar la gestión del país, es determinante para el fracaso del sistema comunista. Es decir, lo que la dictadura gana en control por un lado lo pierde por otro pues el constante temor a perder el poder es un freno al desarrollo del país en casi todas las esferas de la vida nacional y esto se traduce en una pobreza que podría terminar dinamitando la fe en el sistema, expresada en el pacto de silencio al que hacia referencia, dejando el uso de la fuerza casi como salida exclusiva de control en algún punto. La cuestión es cuanta pobreza material se necesita para que un hombre rompa el pacto de silencio, o se necesita que además sea consciente de la pobreza espiritual a la que lo ha llevado la dictadura comunista y la parte de responsabilidad que tiene en la construcción de su propia historia personal y en la de los demás.

No importa cuan lejos estemos de nuestra patria, cuantos bienes materiales hayamos conseguido acumular, la elección entre el bien y el mal, entre la verdad y la mentira, sigue siendo la lucha de cada día en nuestras vidas. La búsqueda de un líder carismático y con poderes mesiánicos, las chispas que levantan las críticas a la oposición, con razón o sin ella, los intentos por silenciar los errores que se cometen en nuestras filas, curiosamente en nombre de la unidad y la fragilidad de la oposición, la falta de objetividad acerca de la realidad de nuestro pueblo visto a través de su historia sin chovinismo, es  una muestra de que la cultura del silencio, empobrecedora, que no edifica al otro ni lo impulsa a ser mejor, que invita a traicionarnos, y que nos habla de nuestra pobreza espiritual, se marcho de Cuba en muchos de nosotros. Es una apuesta por la mentira que no nos separa de la dictadura sino que nos mantiene en plena comunión con ella. La verdad puede ser dolorosa y tiene pocos amigos pero solo sobre ella se puede edificar la libertad.

Cada vez mas profundo…

1 agosto, 2012 86 comentarios
Por Rodolfo Monteblanco

La improbable transición democrática en Cuba.

Este mundo tan globalizado que hoy evoluciona hacia escenarios antinaturales como gobiernos mundiales y élites tentaculares todopoderosas, todavia cuenta con soñadores confesos. Hay que reconocer que no son muchos y son ñatos, pero respiran.

En el caso cubano son todos esos compatriotas que escriben en distintos foros, firman declaraciones y piensan que hay asideros reales o signos en el aire para reclamar una potencial transición hacia la democracia en la Cuba actual.

Primero y comprobado tanto en un extremo del globo como en otro, para que eso suceda tienen que existir tres factores coincidentes en el escenario nacional y por ese orden:

 

  • Presión y movilización popular que fuerce la apertura desde arriba y se transforme de movimiento social en movimiento político.
  • Existencia de marcos jurídicos creados por el propio gobierno autoritario ante esa presión.
  • Negociación de procedimientos y fechas por el estado autoritario

 

No hay transición alguna en la historia sin esos elementos en juego. No existe. Y se han producido de varios tipos, mas a un lado, mas al otro, híbridas o limitadas, pero bajo la invariable combinación de esos factores. Es una ecuación inevitable.

Si le echamos una ojeada al escenario isleño… ¿que encontramos de esos factores?

Nada.

No hay presión popular ostensible. Solamente existe en la limitada esfera  virtual (cuando hablamos de volumen de acción nacional interna) y en el exterior, la comunidad cubana con un importante 20% de la población total nacional se ha convertido, aunque nos duela reconocerlo, en un apoyo fundamental a la supervivencia del régimen . Incluso, debido a la represión brutal del estado autoritario, las mas descollantes voces disidentes de la actualidad refuerzan su imagen social y no de opositores políticos.

Por tanto, en ausencia del principal elemento, no existe la mínima intención del estado autoritario de generar marco jurídico alguno que socave su poder absoluto o huela a posibilidad democrática.

En cuanto a  negociar, obviamente el estado autoritario no reconoce tener con quién. No hay presión. Así que tan campante, se ha dedicado a intentar negociar la continuación de su status con la única fuerza que reconoce contraria y opuesta a su ratificación internacional (nacional no la necesita) como real representante de la gran mayoría del pueblo cubano. Con los Estados Unidos de América. Así de sencillo. Y por supuesto que tiene un atractivo panorama que ofrecer en esa mesa a los intereses corporativos que ya evidencian estar de su lado y que mueven a los politicos a su antojo y conveniencia.

Todo lo demás es darle vueltas a una noria en uno u otro sentido pero si ir a ninguna parte. Lo único que avanza es el surco de los pies nacionales, perfectamente circular en su perímetro y cada vez mas profundo.  Hacia abajo.