Inicio > Cuba, Cuba balseros, Cuba exodo, Cuba trafico humano > Adios a Cuba…La travesia, la llegada.

Adios a Cuba…La travesia, la llegada.

8 diciembre, 2011

Por Habananueva

La Travesia, la llegada a la “libertad” que aun no era.

Llegamos a aguas internacionales alrededor de las nueve de la mañana, en el siguiente dia en que iniciamos la salida del pais, cuando deje de ver la Costa cubana, respire aliviada, al menos todo hacia indicar que no ibamos a ser interceptados ni hundidos, como cuando aquella amarga experiencia, el barco tenia la linea de flotacion muy por debajo del limite, señal del soprepeso que llevaba, todos apiñados unos contra otros en un espacio reducido, cansados, sedientos, llenos de fango y mugre, pareciamos mas bien sobrevivientes de
un naufragio que navegantes normales y al llegar a las corrientes del Golfo de Mexico comenzo otra gran odisea, la de los mareos y vomitos, episodios que se sucedian unos detras de los otros, la gente estaba palida, sudorosa, se arremolinaban apretujados unos contra otros, vomitandose encima y comenzaron tambien las diarreas provocadas por el estress, todos callados y sin lamentarse de la situacion aceptaban su destino, con la esperanza de lograr el objetivo. Alrededor de la una de la tarde, vimos algunos palos en el
mar con unas planchas de poliespuma, todo hacia indicar habia sido una balsa y vimos tambien algunos pomos flotando en las corrientes, nadie hablo, nadie comento… Para que?
Todos sabiamos lo que significaba aquello. 

Algo mas tarde, dos Delfines, uno a cada lado del barco, nos acompañaron hasta las costas de Cancun, aun hoy pasado ya tanto tiempo, tengo en el espejo retrovisor de mi auto, dos Delfines colgando,
que desde aquel dia significan para mi, quienes me cuidaron en esa etapa tan dificil y peligrosa del viaje. Nunca existio comunicacion entre nosotros y los dos que guiaban el barco, recordabamos a cada
momento, cuando al abordarlo, nos gritaban pendejos y otras palabrotas y aunque no tengo constancia, gracias a Dios, de esto que dire, estoy casi segura, de que ante una situacion de peligro, no hubieran
dudado en lanzarnos al mar. Mientras tanto el barco soportara y se comportara correctamente no habia demasiado peligro. Entre todos, en dinero, significabamos casi de medio millon de dolares, y eso
en definitiva era lo que les interesaba, haber llegado sin la carga completa significaba perder dinero, al fin y al cabo, no eramos para ellos mas que fardos de marihuana hecho personas, asi de crueles son los traficantes.



La triste paradoja de los profesionales se la salud en Cuba.
En mi caso, como en el de dos doctores que iban tambien con visas de inmigrante, concedidas por la Oficina de Intereses de E.U. en La Habana, sufrimos la triste paradoja de no poder viajar, sin riesgos, de forma normal y estabamos en esa kafkiana situacion porque el Gobierno cubano, no nos habia permitido salir de Cuba, pasando de ser reos del Gobierno cubano a reos del Trafico humano, porque el Estado Revolucionario prohibe salir a los medicos y personal de la salud y no nos habia dejado otra opcion que escapar ilegalmente, asumiendo ese riesgo y esta situacion tan dificil por considerarnos ‘personal valioso” “material sensible” en fin, personas de su propiedad. Si hubieramos muerto, igual les serviamos para el clasico argumento, pues hubieran dicho que era provocado por la “asesina” Ley de Ajuste Cubano.(9)


Como se podria explicar cualquier persona entonces, que estuvieramos arriesgando la vida y en una situacion tan precaria, si poseiamos cada uno de los mencionados, una visa de entrada a los E. U.?  
Tres personas viajaban con su visado en ese barco, un Siquiatra, una Doctora intensivista y yo que soy Enfermera, en total sumabamos quince personas del Sector de la Salud Publica, tres con visas y 
doce sin ellas, todos escapando bajo esta forma de salida, que ha sido la unica opcion que nos ha dejado el Gobierno cubano para los profesionales de la Salud, aunque existe otra, ridicula y mezquina, 
la de purgar largos años de espera, un minimo de diez, hasta que nos firmen la “carta de libertad”. En mi caso, solo quedaba esta opcion, dados mis intentos anteriores de salida ilegal, estaba advertida 
por el Servicio de Inmigracion Cubano, que nunca se aprobaria mi salida del pais por vias legales, mi solicitud en el Ministerio de Salud Publica Cubano habia sido denegada y archivada.

Mientras mas avanzaban las horas mas nos deshidratabamos, tomar agua y sales rehidratantes solo resolvian vomitar con mas frecuencia por lo tanto decidi suspender la via oral. Alrededor de las seis de la tarde, el timonel ordeno que todos pasaramos a un pequeño camarote repleto de gente muchos de ellos semi inconcientes, con el fin de escondernos, escogieron a varias muchachas jovenes que iban y les ordenaron que se quitaran las ropas y se quedaran en atuendo de playa, previamente en el contacto que habia hecho el mexicano en La Habana con ellas, les habian ordenado que llevaran debajo de la ropa normal ese tipo de atuendo, sacaron unas cañas de pescar y ellas subieron encima de barco simulando estar en un viaje de placer, el resto de la carga, como en un barco negreso de la esclavitud, venian en el camarote, enfermos, vomitando y bajo un calor infernal, muchos de ellos ya inconcientes. Cuando dieron esta orden sabiamos que estabamos ya cerca de la costa, y efectivamente, a los pocos  minutos, pudimos ver discretamente, descorriendo unas cortinas, por unas ventanitas que tenia el camarote, la costa de Cancun, es increible como eso levanto el animo de la gente y asi, alrededor de las nueve de la noche, deserbarcabamos por una Marina en el muelle de una casa privada. Cual no seria nuestra sorpresa, al ver que quien nos extendia la mano para ayudarnos a subir al muelle, era el mismo mexicano que nos habia contactado en La Habana, la peste que traiamos, nosotros y el barco, era tal, que al extender la mano, automaticamente retrocedio, asi era la imagen y el mal olor que teniamos.

Aun prisioneros en tierra libre

De ahi pasamos a la casa, una propiedad bien lujosa, donde habian cuartos repletos de ropa, sales de rehidratacion oral y mas de cuatro baños donde rapidamente comenzamos a bañarnos y quitarnos la mugre, increiblemente, a las dos horas, no teniamos nada que ver con quienes habiamos desembarcado, afuera nos esperaban mas de cinco carros con choferes que fueron llevandonos para una casa en las afueras de la ciudad, una casa inmensa, rodeada de muros, con una puerta metalica de entrada, segun ellos, estabamos en la selva de Cancun, la casa tenia una sala inmensa llena de catres, dos cuartos que fueron destinados a las mujeres y los niños y tenia un piso superior que era habitado por un cubano, que seria quien cuidaria de nuestra estancia, no permitiendo en ningun momento que nadie saliera de la casa a nada. Esa noche dormimos, podria decirse que aceptablemente, reponiendo el cansancio y el sueño acumulado del dia anterior.


Detras del muro periferico, una tupida vegetacion y alguna que otra serpiente, nos esperaba si traspasabamos el patio, unico sitio al que saliamos todos los dias, ya que los muros no dejaban divisar desde un camino no asfaltado por donde llegamos. Como cubanos al fin, al otro dia se organizo la cocina, varias mujeres ayudadas por los hombres asumieron esta responsabilidad, los traficantes habian pasado la noche llenando dos refrigeradores de alimentos y los closets de los baños, estaban llenos de productos de aseo personal.


A eso de las dos de la tarde hizo su aparicion, el Jefe de la red, un cubano con muy buenos modales, se veia un hombre con buen nivel academico, despues me dijo que habia estudiado Historia del Arte en Cuba, no se si seria cierto, se apodaba “el padrino” y todos para dirigirse a el asi lo nombraban. Era increible lo que estaba viviendo, detras de esa elegancia y refinamiento se notaba que estabamos frente a un hombre peligroso, un hombre que estaba dispuesto a todo y que no dudaria en aplicar cualquier medida drastica, en caso que fuera necesario, solo teniamos para defendernos nuestro valor en dolares.
El padrino subio al segundo piso y alli instalo su oficina, nos fueron llamando uno a uno, al llegar el nos daba el telefono satelital y el familiar o amigo que debia pagar por nosotros estaba en la linea, ahi deciamos solamente que estabamos bien y que pronto nos reencontrariamos, se nos prohibio dar otra informacion, despues supimos que esa llamada significaba que habia que pagar, el que no pagara ya sabia lo que pasaria con su familiar, existen momentos donde las palabras sobran, vimos que dos de los que veniamos fueron montados en carros y sacados de la casa, estabamos sobrecogidos de temor, pero como a las tres o cuatro horas, fueron traidos de nuevo, cuando indagamos efectivamente habia existido problemas 
con el pago, pero habian llamado a otros familiares y entre todos se habia completado el dinero para ellos, respiramos aliviados, la osadia del cubano se ve hasta en estos trances, y la ingenuidad tambien, era increible que muchos no se hubieran dado cuenta, al contactar a este tipo de  traficantes, que con ellos no se juega, estoy segura de que, de no haber aparecido el dinero, esta pobre gente no existiria, o poco despues se encontraria  en la prision de inmigracion, mientras tanto tuvimos esa inquietud por ellos, por suerte solo dos personas tuvieron esta situacion.

El traslado y la frontera hacia la verdadera libertad


Comenzo el traslado hacia la frontera, otra odisea, recuerdo que a algunos, los llevaban a comprarse ropa, habia un mulato y como en Mexico no existen los mulatos, estaban en la disyuntiva, de como lo vestirian para la ocasion y que no se hiciera sospechoso, de lo cual resulto que le compraron un costoso traje, parecia todo un diplomatico el mulato, a no ser por la cara de terror que tenia, este fue nada mas y nada menos, que el chofer de la guagua, ser descubierto y enviado a Cuba, significaria para el, largos años de condena y carcel, en el caso que la suerte lo ayudara, sobre todo porque la guagua “utilizada” tenia en la puerta del chofer, un logotipo del Consejo de Estado, creo que no hace falta comentar nada mas ni decir de que organismo era chofer este hombre.


Poco a poco fueron saliendo primero, las mujeres y los niños, los conflictivos despues, los conflictivos eran los que habian quedado fuera de equilibrio emocional en el viaje, lloraban y hablaban alto, por miedo, trataban de buscar problemas con los demas. Conmigo viajaba una Doctora, que es la hija que nunca tuve y un Enfermero, entre los tres, nos hicimos cargo de los enfermos, que no eran pocos, recuerdo a una muchacha asmatica, que vivia cerca de donde yo vivia en La Habana, pero que no conoci antes hasta el viaje, la que hizo una crisis de asma, que llegue a temer por su vida, el encargado de “cuidarnos” se comunicaba con el jefe de la red y medicamento que pediamos, en no mas de veinte minutos lo teniamos con nosotros, asi fue que pudimos ayudar a esta muchacha, al siguiente dia, la llevaron para la frontera, la gente iba saliendo poco a poco y despues comenzaron a llegar las historias por el mismo que nos cuidaba, habian secuestros en las carreteras de otras bandas para pedir dinero a sus familiares en Estados Unidos, pero el padrino siempre pactaba y lograba que le dieran a sus rehenes, mientras todo esto sucedia nadie nos sacaba de alli, todos se fueron yendo y fuimos quedando solos, conversabamos entre nosotros y pensabamos que esto obedecia a lo util que eramos con los enfermos, pero estabamos lejos de la realidad, no sabiamos que nosotros tres, eramos una pieza clave en toda esta operacion y que no ser detectados, era la jugada perfecta que tenia el traficante para que le soltaran a un miembro de la banda, que meses atras, en un intento de salida ilegal previa, habia sido detenido por la Seguridad del Estado cubano y estaba pendiente de juicio, era un ciudadano mexicano y a este, no se le podia aplicar la vergonzosa ley de Conviccion Moral, muy utlizada por el sistema judicial cubano, que significa que te pueden condenar sin pruebas, nosotros tres, eramos por tanto los unicos testigos de esta operacion, ya que habiamos sido detenidos junto con el aquel dia, casi llegando a la playa por donde se iba a efectuar la salida ilegal, de modo que, lograr que llegaramos a territorio americano sin ser detectados y regresados, significaba que no habria testigos en contra de este hombre y por tanto tendria que ser puesto en libertad, como asi sucedio, nuestra demora en ser trasladados hacia la frontera obedecia a que “el padrino” en persona, seria el encargado de dejarnos en la frontera con Texas por Reynosa, Tamauloipas. Eramos sencillamente , rehenes de lujo y por tanto, no tendriamos que pasar los peligros de las doce horas por carretera de Mexico D.F. a la frontera, como a los quince dias de haber llegado a Mexico, fuimos trasladados por este señor, del Balneario de Cancun a Monterrey en avion, alli nos esperaba una muchacha, que entrego las llaves de un Mercedes Benz al padrino en el aeropuerto, en el cual fuimos comodamente instalados y sin incidentes hacia la frontera, al llegar, recuerdo que nos dios un peso mexicano a cada uno y nos dijo: “entreguen este dinero y pasen el torniquete, despues del puente esta Inmigracion Americana, suerte”.


Nos despedimos y tengo que reconocerlo, a pesar de todo lo que se, significaba este hombre para la sociedad dado a lo que se dedica, me senti agradecida, se que lo hizo por dinero y que la vida de un ser humano no vale nada para estas personas, pero no lo pude evitar, baje del carro rapidamente y creo que no demore ni un minuto en estar sobre el puente que divide a Mexico de Estados Unidos, mire al cielo, y aunque sabia que solo terminaba una etapa y que a partir de ahi era que recomenzaria todo en mi vida y que me esperaban muchisimos sacrificios y trabajo, tal como suele ser en todo lo referente a la vida de un inmigrante, ya podia decir y dije: Al fin soy libre !
—————————————————————-

(9) Ley Federal que permite a los cubanos que lleguen a tierra de los E.U. como concesion, por lograr escapar del comunismo, legalizarse, al año y un dia de estancia, obteniendo la residencia.

Los hechos aqui narrados, obedecen a la mas estricta realidad, los que vivi como protagonista.
                                                        

                                                        FIN
Anuncios
  1. Raúl Izquierdo
    23 marzo, 2012 en 3:30 AM

    300raizcruz12/10/2011 05:00 AM
    Bien, pues estoy en el overhere y me voy pal overthere
    Me gusta Responder

  2. Raúl Izquierdo
    23 marzo, 2012 en 3:30 AM

    299raizcruz12/10/2011 04:59 AM
    Ya lo pusiste ? Joder ! Y yo que me iba a dormir !
    Me gusta Responder

  3. Raúl Izquierdo
    23 marzo, 2012 en 3:29 AM

    298raizcruz12/10/2011 04:59 AM
    Chirrin chirran, hay sueño en el ambiente y la gente de cierta edad se tiene que acosrtar temprano, con las gallinas. los dias de lluvia me pusieron las hernias de la columna, fatal.
    Me gusta Responder

  4. Raúl Izquierdo
    23 marzo, 2012 en 3:29 AM

    297Iyamiami12/10/2011 04:55 AM
    Hay post nuevo y mar de espuma…
    Me gusta Responder

  5. Raúl Izquierdo
    23 marzo, 2012 en 3:28 AM

    296raizcruz12/10/2011 04:55 AM
    Fue un “aqui estamos” un “no los olvidamos” un “no los dejaremos solos jamas” un “estamos aqui luchando por la libertad de todos y por los derechos humanos para todos los cubanos” fue un “es la hora de los hornos y no ha de verse mas que la luz” fue un “ya viene llegando” un “noles queda mucho” un “no hay mal que dure cien años” fue muchas cosas y como se vio en el otro video que puse, la vez anterior les agredieron fuerte.
    Me gusta Responder

  6. Iyamiami
    23 marzo, 2012 en 3:28 AM

    295Iyamiami12/10/2011 04:53 AMen respuesta a Concilia Rodríguez
    eso era pa ramiro conci, voy a poner el post de raul ya…
    Me gusta Responder

Comment pages
1 5 6 7
  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: