Un médico, ¿y qué?

13 noviembre, 2011
Por Nelson Jimenez ViveroCuando emigré a Venezuela en 1994, me sorprendió comprobar como la gente de ese pueblo -hoy con menos esperanza que el cubano-, tenía en general la opinión de que la medicina en Cuba posee un alto nivel de desarrollo. Al ser médico, como es natural, intentaba explicar cada vez que me inquirían, que las cosas no eran exactamente así. Pero no había modo de que comprendieran lo que les explicaba.

Definitivamente la imagen de la salud pública y la buena calidad del médico cubano habían sido sembradas de forma irremediable en el entendimiento de aquellos distantes observadores. Luego, crecieron esas semillas y ya tenían un bosque denso de razones para seguir llegando a conclusiones dignas de loas a los responsables de esos “logros”, el proceso revolucionario.Eso deriva de la conocida labor propagandística que tan eficientemente se ha llevado a cabo durante todas estas décadas.

Para que un médico tenga buena formación requiere tener acceso a la información global y a la tecnología de punta tanto en medios diagnósticos como en terapeuticos. He ahí el talón de aquiles del médico cubano. Su fortaleza fundamental: el entrenamiento en la clínica, eso que sorprende a los observadores de otras latitudes cuando ven a un médico que con una entrevista y un examen físico llegan a diagnóstico certero, el llamado ojo clínico que se desarrolla precisamente en la carencia de los medios diagnósticos, por necesidad.Obvio, si ese profesional rompe las barreras de la oscuridad en la que se ha visto obligado a ejercer y se actualiza, tendremos un médico cubano con años de experiencia en el extranjero, por lo que su talón de Aquiles desaparece. Es más fácil que un médico cubano aprenda lo que le falta a que un médico de un país “normal” gane el ojo clínico casi mágico que algunos han desarrollado. En este punto… hay esperanza.

El otro punto que determina la calidad de la atención de salud en Cuba es la precaria situación en la que se encuentran los centros médicos. No tiene sentido dedicar tiempo a enumerar el deterioro y las carencias de todo tipo, miles de fotos en internet muestran camas sin sábanas, baños sin agua, pacientes en condiciones infrahumanas ingresados en estas denigrantes salas que difícilmente se vean en otras partes del mundo con tal depauperación. Los empleados con sueldos miserables, etc. Este es otro aspecto a tomar en consideración a la hora de tratar de concluir si el sistema de salud es funcional y digno. Luego está las imposibilidad de administrar los medicamentos apropiados.
Si nos vamos al concepto de salud de la OMS: “Equilibrio bio-psico-social”. La pregunta básica final es: ¿Hay alguien sano en Cuba?
No, nadie está sano en un lugar donde si logra comer, no logra domir bien, o tiene que robar para sobrevivir, o, incluso ahora probablemente pueda prostituirse con autorización gubernamental para arreglar el baño de su casa, según declaración de la hija de la nueva hipófisis que han colocado en la obsoleta silla turca. Nadie está sano en Cuba, y no hay sistema de salud que pueda curar, aliviar siquiera, tal magnitud de morbilidad, porque incluso cada miembro de ese ejército de trabajadores de la salud, es también un enfermo.
La conducta se mueve en función de intentar satisfascer las necesidades. En la medida en que se tenga exito en esos intentos, se logra bienestar y salud. Cuando ocurre lo contrario, cuando todo está insatisfecho lo que se acumulan son frustraciones y estrés, mucho estrés.
De nadie es secreto que los niveles de alcoholismo en Cuba son alarmantes, otra enfermedad cuyo origen es asociado en muchos casos a un mecanismo de defensa llamado “compensación”. En un sentido negativo, la insatisfacción de las necesidades provoca que para aliviar la tensión que estas provocan el individuo se refugie en el alcohol y las drogas.
¿Salud en Cuba? Un médico, sí, ¿y qué?, ¿para qué sirve?, ¿qué puede hacer en medio de tal desastre?
Anuncios
  1. Iyamiami
    20 marzo, 2012 en 7:52 PM

    iyamiami November 16, 2011 1:57 AM
    238

    manana te llamo wicho.

  2. Luis F Caiñas
    20 marzo, 2012 en 7:51 PM

    Luis F Cai~as
    37

    IYA, yo opino, escribo lo que pienso, pero DE ACUERDO ESTOY con las reglas, la moderacion, de parte, juicio de los moderadores queda, y mas nada,
    guerra avisada no mata soldado, le advertistes, se paso, asi es, lo conoces, mejor dicho, lo conocemos.
    Doctor, este fin de semana con mis amigos almuerzo, me pregunto por las direcciones, yo le pase cinco, mas tres de unos asociados, estudioso, lento es , presente tengalo.

  3. Iyamiami
    20 marzo, 2012 en 7:51 PM

    …hay post nuevo , mar de espuma y balsas…
    236

  4. Iyamiami
    20 marzo, 2012 en 7:50 PM

    iyamiami November 16, 2011 1:04 AM
    235

    Mira wicho, vienen dias serios para este blog, dias en que los ataques, descalificaciones y ofensas vendran por los temas traidos, por ahora tengo la responsabilidad de mantener el nivel de debate y la diversidad en los posts que a otros no les interesa conservar, por la razon que sea.

    Hemos ido bien, pero eso tambien significa que molestamos mucho, dios sabe que no hay el mas remoto interes de minimizar a nadie y menos dentro de Cuba y menos todavia con un blog ya establecido, reconocido por su calidad y por su autora,pero el malisimo post gato por liebre tuvo 289 comentarios en 72 horas y miriam en 5 dias de su post excelente ha logrado 10.

    No por ser velio un viejo conocido, sera menos borrado cuando se pase. la unidad automatica, la solidaridad automatica, la exclusion automatica, son errores que traen consecuencias pesimas. mientras me toque ser responsable de este blog, estas son las reglas, cuando yo le moleste a los propositos de la unidad, me lo dicen y me quito, el blog ya esta hecho y no es mio, se hizo para la plataforma, no para mi..

  5. Iyamiami
    20 marzo, 2012 en 7:50 PM

    234 iyamiami November 16, 2011 12:43 AM
    34

    no tengo la intencion de que esto se convierta en otro latigo, aqui se comenta con respeto o no se comenta, lo deje claro desde el primer dia. el que tenga muchas ganas de ofender ya sabe donde puede ir, aqui no.

Comment pages
1 4 5 6
  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: